Etiqueta: de Georgina Palacios

Y cómo no…, de Georgina Palacios

Y, ¿cómo no voy a quererte, si cuando acudo a contarte mis penas tranquilo me escuchas y me das la palabra correcta?   ¿Cómo no voy a quererte, si me miras por dentro, más allá de lo que yo puedo verme?   ¡Cómo no...

Nostalgia, de Georgina Palacios

Sentir que te amo y verte más frío provoca tristeza, provoca vacío.   Añoro esa chispa que a veces veía asomarse a tus ojos con gran picardía. Quisiera que eso ya no me importara: quisiera que el beso, ya no más lo deseara....

La margarita, de Georgina Palacios

Para mi amiga Cora Mendoza Eternamente bella; inocentemente pura; preferiste transformarte en la flor niña antes que caer en los brazos de Vertumno.   Tus compañeras ninfas contigo ya no cuentan para danzar, para cantar sus...

Dejando de amar, de Georgina Palacios

 ¿Sabes qué? Hoy escuché una voz tan familiar que me logró, casi, provocar las mismas chispas de alegría que sentía solamente con la tuya.   Y ¿sabes qué? Esa voz que me resultó tan especial no tiene tu registro ni tu...

Saturada de poemas, de Georgina Palacios

Hoy amanecí saturada de poemas; los versos bailaban frenética danza frente a mis ojos dormidos; metáforas, símiles, imágenes miles sobre la cama se instalaron corriendo.   Tu boca, tus brazos, tus ojos, tu cuerpo se unían,...

De la saturación, de Georgina Palacios

1. Tu boca Tibia, dulce, húmedamente suave; que, a veces, apenas dibuja una leve sonrisa; que habla palabras certeras; que habla palabras que inspiran; es la única que me ha dejado, candente, el labio por siempre marcado.  ...

Retroceso, de Georgina Palacios

Siempre te recordaba, mas, estaba tranquila; nuevamente me has llamado, y el cerebro grita que me niegue mientras que el corazón, en segundo plano, también me grita que regrese.   Trato de actuar maduramente; como si todo...

Tortura, de Georgina Palacios

Nuevamente es la dulce tortura que aviva o que mata invadiendo mi todo en el diario vivir, la que inquieta y provoca violenta reyerta entre hormonas y mente; entre el ego y el Id. ¿Qué está alojado en tu frente que, a veces,...

Retroceso, de Georgina Palacios

Siempre te recordaba, mas tranquila me encontraba ya; nuevamente me has llamado, y el cerebro grita que me niegue mientras que el corazón, en segundo plano, también me grita que regrese.   Trato de actuar maduramente, como...

El beso que trasciende, de Georgina Palacios

Soñé con un beso el beso que queda el que permanece el que se mantiene en una pareja aún más allá de la pasión que arde, de la pasión que quema.   Un beso que como las alas de la mariposa besa: etéreo, ligero, liviano, pero...

¡¿Cómo vine a dar acá!?, de Georgina Palacios

Hace poco he recibido la visita de una amiga a quien tenía algún tiempo de no ver.   Conversamos nuestras cosas y durante la conversación me contó cómo el destino a un falso amor la sometió.   “¿Luzco rara,...

Un mundo, de Georgina Palacios

Buenas noches. Soñarė un mundo donde tu cariňo sea igual al mío; donde no tenga noches temblando de frío; donde mucho fruto nos traiga eı estío.   Buenos días. Soñé ese mundo donde eres mío; Donde el árbol de amor no muere...

Generosidad, de Georgina Palacios

Domingo en la mañana; tu cuerpo junto al mío; mi mano acaricia tu costado; mis dedos te dibujan caricias traviesas. No te quedas indiferente; siento la húmeda tibieza de tu lengua, que generosa, mi piel besa....

Hoy, de Georgina Palacios

Hoy, no ayer ni mañana, te quiero decir que tus ojos marcaron mi diario vivir.   Hoy, no mañana ni ayer, te quiero decir que sólo tus labios quemaron ardientes mi piel.   Hoy, en el tiempo presente, es que debes saber...

Erotique, de Georgina Palacios

El plenilunio alumbra mi almohada, las sábanas blancas reflejan la pálida luz; admiro las formas que tiene tu cuerpo como un Buonarotti pudiera esculpir.   Pero no eres como el David fría belleza; no es tu cuerpo mármol...

El colibrí, de Georgina Palacios

Una rosa fue sembrada en el centro del jardín, y ofrecía sus colores y aromas para que pudieran libar las abejas, colibríes y las mariposas de colores mil.   Desde donde se encontraba la rosita atentamente pudo ver, cómo,...

Así te amo, de Georgina Palacios

Como el agua que se hace gas y se evapora ante el calor que envía el sol; que se eleva por los aires presurosa y se condensa en una nube, es este amor.   Que si el sol quema tu rostro, con sus rayos, ¡inclemente! con el...

El amor verdadero, de Georgina Palacios

¿Qué por qué aún te amo? ¿Qué por qué a pesar de que el tiempo ha pasado todavía te quiero?   Me preguntas y te cuesta creerlo. ¡Te sorprende que te siga queriendo a pesar de los días que han partido raudos!   ¿Qué por...

Loading

Diccionario Dixio

Nos leen en: