Mes: diciembre 2015

Las letras “W”, “Y”, “Z”. Mario Roberto Morales.

Las letras “W”, “Y”, “Z” Sobre Wall Street, los yanquis y Zeus todopoderoso. Mario Roberto Morales En las últimas tres letras de su célebre Diccionario del diablo, el temible escritor satírico estadounidense Ambrose Bierce se ensaña con sus compatriotas. En la letra “W”, define a Wall Street como “Símbolo de pecado para la imprecación de todos los demonios”, y luego afirma que la visión de esta calle como “una cueva de ladrones, conforma la creencia con la que todo ladrón sin éxito sustituye su esperanza de ir al cielo”. O sea que es un paraíso de consolación para quienes siendo demasiado cobardes como para robar a mano armada, lo hacen especulando con el dinero ajeno, como los banqueros. Después, en la letra “Y”, Bierce define el vocablo Yanqui e indica que “En Europa, es un estadounidense; en los Estados norteños de Estados Unidos es un habitante de Nueva Inglaterra; en los Estados sureños, la palabra es desconocida en su forma principal aunque no en su variante ‘¡fuera, yanqui!’”. Lo cual nos recuerda una expresión similar muy usada en estos tórridos trópicos delirantes, sobre todo durante nuestra tortuosa etapa de Banana Republics, pues los crueles comunistas (¡oh!), los horribles obreros, campesinos y estudiantes (¡agh!) y los diabólicos guerrilleros (¡Jesús!) solían escribir la frase sobre los muros de la propiedad privada (¡y en inglés, Virgen santísima!), así: Yankee go home! A...

Read More

Apuntes para cerrar el año. Edgar Celada Q.

Apuntes para cerrar el año Edgar Celada Q. eceladaq@gmail.com Arribamos hoy al 19 aniversario de los Acuerdos de Paz de 1996. La conmemoración tiene en este año un componente novedoso, porque 2015 fue un año excepcional, memorable. ¿Y qué año, en realidad, no lo es? Pero este que termina dentro de dos días tiene un sabor colectivo inolvidable: fue el año en que muchos nos encontramos, amigables, en la plaza. Cada quien hará su propio balance de los resultados y los momentos relevantes del año en que nos juntamos en la plaza; también en esto hay espacio para los desacuerdos, así que debe reservarse ese trabajo a la historiografía que ya empezó a construirse. Los hechos son conocidos pero cabe anotarlos: destape del caso La Línea por parte del Ministerio Público y la Cicig; reacción ciudadana —primero espontánea y limitada, creciente y cada vez más organizada, después—; nuevos casos de corrupción pública destapados y judicializados; aumento de la presión ciudadana, las manifestaciones sabatinas se “institucionalizan” y extienden nacionalmente. Crece la ola en demanda de la renuncia de Roxana Baldetti; el gobierno de Otto Pérez Molina se tambalea, no logra estabilizarse después de la dimisión de aquella y la designación de Alejandro Maldonado Aguirre como nuevo vicepresidente; los indicios de la complicidad presidencial aumentan la indignación social, pero en la plaza y en las calles las exigencias ciudadanas apuntan con...

Read More

Fin de año. Gerardo Guinea Diez.

Fin de año Gerardo Guinea Diez gguinea10@gmail.com Desde hace varias semanas se volvió un lugar común escuchar los consabidos buenos deseos para el año que viene. El problema es que no tenemos una Guía para ir hacia esa bienaventuranza tan anunciada por doquier. Así, nos enfrentamos a los miles de adeptos dedicados a salvar almas o convencer a los que tienen tarjeta de crédito de que en sus manos está una felicidad por adelantado. Otros, los menos, nos dictan su irrenunciable creencia que en el 2016 dejaremos todo aquello que nos pesa para ir por la vida, cómodos y ligeros de equipaje. Tampoco es que el primero de enero vociferemos que resulta inevitable hallar el afán por encontrar el logos de lo cotidiano. Demasiada solemnidad ante la pesadez de lo real. Entonces, frente a muchas preguntas y escasas respuestas, se nos viene encima el año, lo que hicimos y dejamos de hacer. Nuestros miedos y dudas. No sabemos cómo será el próximo gobierno, si continuarán las manifestaciones, si la economía se recuperará, pero sobre todo, si la clase política encontrará el sentido común. Por lo pronto, prefiero el encierro y veo mi escritorio lleno de libros, revistas e informes a medio leer. Brinco de uno a otro. Repaso qué libros leí, qué autores descubrí. Y en esa soledad recuerdo a María Zambrano al referirse a Xavier Zubiri, el cual...

Read More

De la ciudad y su historia. Ana Lucía Ixchíu.

De la ciudad y su historia Comentarios a partir de la lectura de El trueno en la ciudad Ana Lucía Ixchíu El trueno en la ciudad No sé si se trate de los relatos o las memorias de una historia de la  derrota,  yo más bien las llamaría,  relatos de la lucha de mujeres y hombres valientes, que ofrendaron sus vidas en la lucha por la defensa de sus ideales. Igualdad, educación para todas y todos, salud, trabajo, comida, expresión, arte y el derecho a la vida, pero a una vida digna, no a la vida sumida en la  esclavitud, a la tiranía y al abuso por parte de gobiernos al servicio del poder económico, responsable de lo que lamentablemente somos hoy como país: La ciudad de Guatemala se encuentra entre las ciudades más violentas de  Latinoamérica, con 16 personas muertas al día en el 2014, y el país ocupa hoy el 7º lugar entre los más corruptos en el mundo.[1]  El trueno en la ciudad es la memoria de las lecciones aprendidas y vividas, las narraciones de la lucha que vio y vivió esta ciudad. Quien diría, que en esta ciudad de la furia,  se haya engendrado y renacido tantas veces el hombre nuevo. La ciudad de la furia Imposible evadir la gran cantidad de imágenes que se disparan dentro de mi cabeza, como un trueno que estremece...

Read More

Esquizofrenia en Navidad. Carlos Figueroa Ibarra.

Esquizofrenia en Navidad Carlos Figueroa Ibarra En estos días salí a hacer algunas compras navideñas al centro de la ciudad en la que vivo y vi por primera vez en muchos años a un niño de corta edad caminando descalzo. Hacía muchos años que no veía una persona descalza en México. En cambio, mis recuerdos de infancia y adolescencia en Guatemala están pletóricos de imágenes de niños y adultos descalzos. En los años sesenta y setenta, la gente descalza era tan común que el verla en esa condición no era acontecimiento notable. Un día antes, en el estacionamiento de un centro comercial adonde fui también a comprar un regalo navideño, un muchachito sentado en las escaleras preguntaba a las personas que pasaban a su lado si los podía ayudar en algo a cambio de una moneda. Son éstas dos imágenes de tantas que tenemos que sobrellevar cotidianamente en la sociedad capitalista neoliberal. En 2012, la UNICEF anunciaba que en el mundo morían diariamente 19 mil niños por causas evitables, entre ellas 6,400 por hambre. Mientras que en el planeta aproximadamente 7 millones de niños mueren anualmente por dichas causas evitables, más de 2 millones 336 mil lo hacen de hambre y muchos millones más viven en la calle. En Cuba de acuerdo a cifras certificadas por la UNESCO y la UNICEF se observa 0% de desnutrición infantil. Pobreza, guerra,...

Read More

Cisnes de verdad y cisnes de mentira. Sergio Ramírez.

Cisnes de verdad y cisnes de mentira Sergio Ramírez En la poesía de Rubén Darío hay dos mundos que se distancian, aunque aparezcan no pocas veces juntos en la forma: uno insondable, de misterios siempre por descifrar, donde la correspondencia de los significados se vuelve infinita: la sinestesia, ese juego verbal profundo donde el sol es sonoro y los sonidos son áureos; la búsqueda constante de lo diverso, que es la clave de la unidad de los significados pitagóricos, los números como signos del universo que nos dicen al Dios que no se nombra. Y también Rubén, igual que Borges, adoraba la idea de la metempsicosis, la transmigración de las almas de un cuerpo a otro, no importa la distancia de las edades, una idea que es pitagórica y es órfica. Pitágoras y Orfeo. Los números y el canto. En el poema que lleva precisamente ese nombre, Metempsicosis, cuenta la historia de Rufo Galo, el soldado que durmió en el lecho de Cleopatra, y lo pagó con la vida, comido por los perros, para volver a rencarnar. De allí su fascinación por la mitología, cuyos personajes híbridos, más allá de poblar su imaginería verbal, entran en sus poemas como criaturas apasionadas, contradictoras y feroces. En Rubén, los monstruos de esa zoología fantástica provienen de la culpa. La pasión es la causa de su deformidad, o de su anormalidad, o...

Read More

El nuevo sujeto del cambio. Mario Roberto Morales.

El nuevo sujeto del cambio Breve variación sobre  el intelicidio y el individuo light (2). Mario Roberto Morales Con una humanidad poblada por sujetos víctimas del intelicidio –que se tragan el igualitarismo ilusorio que les venden las redes sociales y del cual extraen una fallida arrogancia pueril–, la democracia es un chiste, pues los electorados constituidos por estos cadáveres del pensamiento crítico son veletas que cambian de ideología y de voto como de marca de salchicha o de cerveza. No hay en su “análisis” político nada relativo a aquello que los candidatos representan en materia de intereses económicos o ideológicos, sino sólo la imagen superficial y el discurso emotivo del mercadeo de personajes que se presentan como un producto para ser consumido por el antojadizo voluntarismo de un sujeto /light/, que ha hecho un valor del picoteo “intelectual” y de la pérdida hedonista de tiempo, y un antivalor del pensamiento crítico y del compromiso moral con la especie, a la cual el sistema que el sujeto /light/ avala está destruyendo a la vista de todos. Las votaciones en democracia no tienen entonces sentido si el que vota es un pueblo desinformado e inculto, interconectado e incapaz de entender el exceso de información que lo bombardea. Las corporaciones se han pasado décadas creando al sujeto /light/ hedonista, inmediatista, inconsciente y cínico. La socorrida “crisis de valores” de la que tanto...

Read More

¿Tercera Guerra Mundial? Marcelo Colussi

¿Tercera Guerra Mundial? Marcelo Colussi mmcolussi@gmai.com https://www.facebook.com/marcelo.colussi.33 Texto de docuficción con más visos de realidad que de fantasía. Por azares del destino el prestigioso periodista L. M., amigo mío desde la infancia, hoy día editor de la sección política de un famoso periódico neoyorkino, me hizo llegar un texto absolutamente increíble, que constituye -creo- una de las piezas más importantes para entender el mundo actual. Al momento de compartírmelo me hizo partícipe de su terrible angustia, pues el documento de marras no era una simple noticia más, una nota interesante o un chisme jugoso. Por el contrario, se trata de una revelación espantosa, que bien podría servir como prueba irrefutable en un tribunal internacional para enjuiciar a Washington y su arrogante política imperial. El pequeño detalle es que no existe hoy en el mundo poder suficiente que pueda sentar a la gran potencia en el banquillo de los acusados. La angustia de mi amigo se debía al dilema ético en que se encontraba (o se encuentra aún): quien se lo dio -también íntimo amigo suyo desde la época de sus aventuras estudiantiles- es actualmente parte del equipo de asesores de seguridad de la Casa Blanca. En una situación similar a la del especialista en informática Edward Snowden, quien trabajara para agencias de seguridad gubernamentales, los monstruosos secretos de Estado de los que se le hizo cómplice llegaron a un...

Read More

El valor de lo inútil. Gerardo Guinea Diez.

El valor de lo inútil Gerardo Guinea Diez gguinea10@gmail.com Lejos están aquellas “Nochebuenas”, cuando aún la calle nos pertenecía y mientras los adultos se dedicaban al dios Baco y a escuchar canciones de Javier Solís, los niños jugaban hasta la madrugada. De algún modo, en diciembre todo lucía nuevo, por descubrir. En esa geografía de sueños, algunas generaciones aprendieron que lo fundamental es lo inútil: un paisaje, una sonrisa, las calles de los pueblos, ver llover, la puesta del sol, los alimentos terrenales que guiaban la existencia. El poeta Hugo Gutiérrez Vega lo señaló poco antes de morir: “Sin placer se acaba la vida”. Y, ya metidos en la inutilidad como valor, la Real Sociedad de Astronomía británica, anuncia que el zodíaco está erróneamente calculado porque se ignoró los efectos de precesión que sufre la Tierra, y que en realidad hay un signo más y no como nos hicieron creer desde que leíamos a Urbano Madel. Para fundamentarlo, explican que la eclíptica (el recorrido anual del Sol por los cielos) atraviesa una 13 constelación: Ofiuco, versión latina de Asclepio, dios griego de la medicina. Claro, cuando el común de los mortales se entera que la Tierra tarda 26 mil años en dar la vuelta completa alrededor del eje de la eclíptica, acepta lo pequeño y relativo de los calendarios. Y sin ningún ánimo de astrónomo, este 25 de diciembre,...

Read More

Los tamales, el ponche y la felicidad posible. Edgar Celada Q.

Los tamales, el ponche y la felicidad posible Edgar Celada Q. eceladaq@gmail.com Es inútil, arrogante, irrespetuoso y de mal gusto pretender nadar contra el espíritu de las últimas semanas del año. Hasta los grinchs confesos podemos entender el sentido jubiloso y profundo de la expresión compartida en estos días a través de FB por una sobrina: habemus tamales. ¿De cuáles le gustan a usted? ¿Rojos o negros? ¿Ambos? Y si, tal vez, me lee fuera de Guatemala, acaso su opción sea un oaxaqueño, un nacatamal nica, un modesto tamalito de chipilín, alguno verde de rajas, rojo o de dulce. El asunto es que no falte el tamal, ni el ponche, con su respectivo piquete. Hasta se puede decir que, en estos días, el tamal y el ponche son la síntesis colectiva de la felicidad posible. Pero, aun a riesgo de que se me atribuya el afán de darle un sabor amargo a su felicidad posible, no parece admisible entregarse a la festividad navideña sin recordar que millones de personas pasarán estas fechas en condiciones de marginación, sin empleo, con el dogal de la desesperanza apretando sus vidas. ¿Debo recordar los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística sobre Guatemala y sus nueve millones y medio de pobres? ¿De qué feliz Navidad puede hablarse a tres millones 700 mil personas en condiciones de extrema pobreza? Perdóneseme el “populismo”, pero...

Read More

La COP 21 o la irracionalidad capitalista. Carlos Figueroa Ibarra.

La COP 21 o la irracionalidad capitalista Carlos Figueroa Ibarra Los medios de comunicación  en el mundo,  han  destacado como un hecho altamente positivo el acuerdo climático  reciente logrado en Paris por  la comunidad internacional, en el contexto de la XXI Conferencia sobre Cambio Climático llamada también 21 Conferencia de las partes (COP 21). Dada la irracionalidad capitalista que ha imperado en el planeta sobre el tema del calentamiento global, en efecto es muy bueno que  dicha conferencia  haya aceptado  que la humanidad está en peligro por el cambio climático. Que se acepte que el planeta ha aumentado 1 grado su temperatura en relación a la que existía antes de la revolución industrial. Que se  busque limitar el calentamiento global a 1.5 grados antes de que termine el siglo XXI. Que se  pida a los países emisores de dióxido de carbono informes periódicos de las acciones que estarán haciendo para reducirlas. Que se destinen 100 mil millones de dólares (10% de lo necesario)  para las distintas medidas que se deben realizar para frenar el mencionado calentamiento global. Pero hay que destacar que el Acuerdo de París tiene  una profunda limitación. Es solamente un Acuerdo, no un Tratado. Esto significa que no tiene efectos vinculantes, por lo que lo acordado que hoy es celebrado, dependerá de la buena voluntad de las partes. Por ello mismo  una sola palabra incluida en...

Read More

Cooperación externa y corrupción. Manuel R Villacorta O.

Cooperación externa y corrupción Manuel R Villacorta O. Nunca he creído en la posibilidad de aplicar mediante licitación a cualquier programa promovido por la cooperación internacional. Primero, porque sé que el 90% de los casos culminará con licitaciones adulteradas, en donde los mismos miembros de círculos muy cerrados que durante años han merodeado por las agencias de cooperación internacional, habrán de apropiarse de los programas y por supuesto, de los fondos designados para los mismos. Segundo, porque es absurdo pretender solucionar los dramáticos problemas socioeconómicos del país mediante programas efímeros, políticamente comprometidos con los gobiernos de turno. No obstante cometí el error y acepté una propuesta. En agosto de este año, recibí una llamada del actual ministro de Trabajo, licenciado Oswaldo Enríquez, quien con la mejor intención, dijo estar al tanto de mi comprobada experiencia en el tema de migrantes. Hizo llamar a la señora Lucy Morales, quien supongo, es la encargada de los programas de cooperación internacional en el citado ministerio. El ministro le explicó el caso, afirmando que se trataba de un proceso de contratación directa (oferta única). La señora Morales jamás se comunicó después conmigo, ni por teléfono, correo electrónico o forma escrita. El programa debía empezar a partir del 1 de octubre. A mediados de ese mismo mes, recibí otra llamada del ministro preguntándome al respecto, al explicarle que nadie había hecho contacto conmigo, algo...

Read More

Diccionario Dixio

Nos leen en: