Mes: julio 2012

Carta para mi hermana, de Julio C. Palencia

Hay buenas nuevas en la familia. A nuestra hermana Karla le ha nacido una niña pelirroja y bella que ha traído nuevos brillos a la casa grande de mi padre y mi madre. Ya conoce usted a mi madre, siempre de aspecto grave y siempre dispuesta a darlo todo. Dijo que no crearía otro nieto, pero tiene todas las ganas de hacerlo. Mi padre, aunque cerca, siempre lejano, como si pensara la manera de hacer la revolución en estos tiempos aciagos de democracia mentirosa y quebradiza: una adivinanza que no tiene respuesta cierta en sociedades raquíticas como la nuestra....

Read More

La desaparición forzada e involuntaria o vivir en el lado oscuro de la luna, de Lucrecia Molina Theissen

Con sus ojos color miel escudriña la fotografía de su hijo comparándola con el millón de imágenes que ha formado en su mente desde el día que se lo desaparecieron. Su mirada, entre enojada y triste, no quiere reconocerlo. Se niega a admitir que tendría menos pelo, ojeras, bolsas bajo los ojos y una arruga surcando su frente. La sonrisa sí, es perfecta, con esos dientes blancos y parejos que tenía cuando lo sacaron de su casa, cuando los enviados del infierno se lo arrebataron de los brazos y no pudo hacer nada para protegerlo. ¿Cómo?, si ellos llevaban ametralladoras y ella solo tenía las manos desnudas y su infinito amor, que contra las balas nada pueden. Golpeada, deja caer la foto y se desarma. El suyo es un llanto callado, contenido, sin lágrimas, que la sacude y me estremece. Arriba, el alto cielo oscuro, el silencio, las estrellas brillando tras las nubes espesas que nos impiden verlas. El olor de la noche satura mis sentidos. Adentro nos ven cuatro paredes mudas y dos hombres vencidos por el dolor de la madre que llora por su niño. Una foto. Un rostro y un torso impresos en blanco y negro. Una figura plana, fija, bidimensional, sin cuerpo, que no puedo abrazar. Una foto tamaño cédula de un niño sonriente, hermoso, vital, junto con su nombre es todo lo que nos...

Read More

Poema, de Carlos Fuentes

Me dedico a mover los molinos de viento por los bordes lo sabes duerme la humanidad en su frío atómico noches de molino noches de callejero de gato negro de espectro la inconsciencia habita la colonia los molinos pertenecen al sistema viejo cruzan sus dedos los ángeles en los cielos nadie les toca solamente el viento son sistemas de ciclo lento muy lento la tecnología de Babel acelera el proceso cruzan los desiertos peregrinos en las estrella cae Wall Stret último de los doce apóstoles emerge la miseria en los cantones el viento se mece seco muy seco por los bordes viejo lo sabes me dedico a mover los molinos de viento....

Read More

Poema, de Carlos Fuentes

La menta de la lluvia se me sube a la cabeza el recuerdo de tu baile se desnuda en lo bello de estrellas la pulpa de tu piel cubre tu esencia poema de sexo de devorar late la locura.  

Read More

Poema, de Carlos Fuentes

Sombras rojas que van con tu color a gritos y que matan de preferida de mirada perfecta de cazadora de poema de nácar de atardecer de prima nocte umm a media luz tu secreto transmite aquello sin apariencias de niña dormida manzana mordida en primavera a mordiscos y tonos umbral de fuego pernocta en la locura delirante bebe de tu pecado con tu libro abierto que incendia y ata....

Read More

Robert Johnson, de Carlos Fuentes

Una bella un lunar una luna que palpar cuerpo esbelto blues lento en sus labios veneno pechos para pernoctar ritmo dolor rítmico ritmo compás 4X4 pecador bajo el pulso del mojo bajo emerge del núcleo armónica composición momento de hipnosis mmmmm de sangre de calendario de compás otra tanda bebedor dolor sincopa dolor psíquico dolor uuuuh metáfora alma Clarksdale nada bueno que brindar ante todo sereno escucha un house cruce de caminos llanto de guitarra percusión espíritu ritmo verano tibio tresillos otro trago en el delta nadie lo notará contraltos llueve Misisipi en su mirada satisfecha diatónica hostil de demonio imagen congelada ritmo de guitarra encriptada vestido negro armonía contrapunto de baqueta de esquina de blues men de verano de madrugada que persigue como pesadilla en la partitura en secreto de silencio night cup hoodoo primera entrada camarada estocada recurrente mmmm un rostro que olvidar traje gris y corbata 4X4 mojo bajo falsetes tonos altos Whiskey lento pausado a capela un solo de metáforas sexuales memoria acústica blues rosas negras lugar indiscreto lamento de guitarra cae el vaso en glissando de la mano no hay adiós estalla zapatos de charol mirada fija al cielo sin maquillaje y el bajo una bella un lunar una luna que palpar cuerpo esbelto blues lento en sus labios veneno lento rodar tresillos bajo y peligrosos bajos guitarra al suelo contrapunto emerge el hause...

Read More

El oro y la muerte en América latina, de Carlos Figueroa Ibarra

Desde los primeros años de la conquista y la colonización del subcontinente latinoamericano, la avaricia por el oro y la plata  con la que venían  los conquistadores, significó la muerte  para los pueblos originarios de la región. Esa voracidad llevada a la locura fue magistralmente retratada por el cineasta alemán Werner Herzog con su “Aguirre, la ira de Dios” (1972),  film en el cual el actor alemán Klaus Kinski nos habría de dejar una de sus magistrales interpretaciones. La  rapacidad del conquistador español habría de moldear un modelo de colonización sustentado en la expoliación inmisericorde  de  los pueblos indígenas y la existencia de una metrópoli colonial a la que el oro no la hizo  avanzar sino más bien la sumió en el atraso: el oro y las riqueza provenientes de la América colonizada no habrían de servir para industrializar a España y Portugal sino para pagar los artículos manufacturados que les vendían los países europeos ubicados al norte de sus fronteras. En las regiones de la América colonizada en  las cuales  se tuvo la desgracia de que los conquistadores y colonizadores encontraran oro y plata (lo que hoy es México, Bolivia y Perú por ejemplo) la población indígena fue sometida a una opresión y explotación tal que se observó  un descenso demográfico notable. Lo que resulta terrible es que 200 años después de que  la inmensa mayoría de los...

Read More

Magia, de Carlos Fuentes

Mueve los pies las caderas Johnny Winter quieres saber la quieres conocer de orquesta la cabeza mente de colores de fragancias bebe de la lluvia de los brillos del pensamiento brillan las copas a gritos la lujuria reflejos de amistad mueve la amistad con ritmo la empatía te gustas te gustas miradas de sabor espumas de cerveza ah llega temprano la cerveza a miradas tuve la sensación eléctrica que me miraba nos topamos nos miramos con los ojos saludamos los suyos con ese reflejo los míos inquietos divino estar aquí cerca de la locura caminando sobre el mar sin rumbo sin detrás la limonada en mi camisa uno dos tres a bailar sin explicaciones nos tomamos nos hicimos íntimos aún lo recuerdo no fue la piña colada fue tu magia....

Read More

Poema, de Carlos Fuentes

Entre un momento y otro existe algo por suceder tuyo brindo por eso y por lo que representa sean tus sueños de flujo lento de cascabel de arena roja desierto y blues fuego del que diseca peso que colapsa beso el subsuelo voz ronca toma la conciencia embalsa modulada hechiza el día posiblemente de llorar cuando muera las cosas maduran percibe como maduran caen y pesan....

Read More

Poema, de Carlos Fuentes

Quiero escribir desde las sombras olor a frescas frutas anaranjadas detener las horas desde el lejano vértigo donde las cuerdas del violín lloran cerrar los puños con furia palpitar tragos de ginebra refrescan acompasar el eco del sol reflejar una historia en la cara topar con tu reflejo al fumar beber los latidos de la conciencia rayar mi piel hasta que duela hacerme sangre llamar a gritos despierten sentir la vida en mi voz eternamente....

Read More

Odios e Ideales, de Alejandro de León

I. ¡Hipócrita! Exiges tanto de mí ¿Y tú que obsequias? Lástima y tristeza es lo que me provocas, Tratas de cubrir tus errores culpando inocentes ¡Aunque se que no lo soy del todo! Tengo cola que me pisen y esta es larga, Pero prefiero cola de serpiente que rabo de cerdo; Nunca sabré cubrirme de lodo, pero la astucia No me dejará morir. Estoy harto de sermones vacíos, sin sentido; Es como predicar evangelio sin santidad propia, Como acusar al asesino siendo sobornada la ley ¡Y no hacemos nada! ¡Nunca haremos nada! El error me ahoga como mares de incertidumbre y he llegado a conformarme con una pequeña boya ¡El mar es mío! ¡Tonto! ¿Qué me ha pasado? ¿Qué me hace falta? Soy capas de provocar lastima En quien no merece tristeza, sientes más dicha de La que te es digna y la arrogancia la he perdido Por tus egos… ¡Ya no quiero que me juzgues! Digno es ser juzgado por la virtud o por los dioses; Que me juzgue Orfeo si carezco de arte, Que me juzgue Venus si soy falto de amor, Que me juzgue Dios si soy o no santo. Pero en tus manos, tu juicio me importa muy poco; Pues tus manos no se han ensuciado lo suficiente; Te falta valor para llegar a la cima ¿Y me juzgas? ¡Yo que aprendo a caminar! Nunca...

Read More

Diccionario Dixio

Nos leen en: