Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hoy, no parezco yo;

me siento en el limbo,

en una encrucijada que me hace temer

volver al camino de angustia que ya recorrí;

pasar por parajes umbríos en mi derredor

en donde me acechan los monstruos que me hacen sufrir,

que muerden, que arañan, que quitan la vida en un parpadear.

 

Hoy, no parezco yo;

ayer me sentía valiente al andar

creyendo que nada podía volverme hacia atrás;

que todo se hallaba guardado en el fondo del mar,

pero era mentira todo era igual,

recorrer nuevamente los pasos que dimos en pos

de metas, de sueños, trazados por vos.

 

Hoy, no parezco yo;

mientras busco salida a esta situación

que pone en gran riesgo mi estabilidad

le pido con fuerza y con fe a mi Señor

que abra mis ojos para poder ver la luz.

Que cuide mis pasos y mi despertar;

que tome en Sus Manos mi pesada cruz.

 

Hoy no parezco yo;

me faltan las fuerzas para caminar

pero, si me quedo aquí quieta dejándome estar,

podría una ola llevarme hacia el mar.

 

Hoy no parezco yo;

y aunque débil a veces me pueda sentir

jamás por el suelo me voy a quedar

los monstruos que acechan los voy a vencer;

como el ave fénix de cenizas saldré

aunque haya carbones que atrapen mi ser.

Una y mil veces podría caer mas otras,  y una, me levantaré.

 

Últimas entradas de Georgina Palacios (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •