Autor: Georgina Palacios

Y cómo no…, de Georgina Palacios

Y, ¿cómo no voy a quererte, si cuando acudo a contarte mis penas tranquilo me escuchas y me das la palabra correcta?   ¿Cómo no voy a quererte, si me miras por dentro, más allá de lo que yo puedo verme?   ¡Cómo no podría amarte, si cuando me miras flaquear me haces sentir como la mujer más fuerte? ¡Si cuando miras al fondo de mis pupilas, yo puedo ver en el fondo de tu alma?   ¡Cómo no voy a quererte si cuando aspiro el aire entre ambos podría beberte; si al acercar nuestro rostro en un público y ligero beso todo parece desvanecerse y, sin pretenderlo, en el pecho se siente como si una ventosa irrumpiera entre ambos y, sin separarnos, quedarnos unidos ajenos al resto del mundo!   ¡Cómo no voy a quererte! Si lo que me dices muy junto al oído te viene del fondo del alma. Si puedo sentir la admiración mutua que existe entre ambos. Si por mucho que pase seguimos unidos. ¡Cómo no voy a quererte!...

Read More

Nostalgia, de Georgina Palacios

Sentir que te amo y verte más frío provoca tristeza, provoca vacío.   Añoro esa chispa que a veces veía asomarse a tus ojos con gran picardía. Quisiera que eso ya no me importara: quisiera que el beso, ya no más lo deseara....

Read More

La margarita, de Georgina Palacios

Para mi amiga Cora Mendoza Eternamente bella; inocentemente pura; preferiste transformarte en la flor niña antes que caer en los brazos de Vertumno.   Tus compañeras ninfas contigo ya no cuentan para danzar, para cantar sus nínfeos y alegres cantos que alegran los umbríos bosques.   Antes que ser manchada por la lujuria intoxicante huiste, y, antes de sentir que el sensual dios te tocara transformaste tu grácil cuerpo en tallo y en raíces, tus perfectos brazos en hojas transpirantes, tus blondos cabellos, en numerosas flores.   Perennemente etérea significas muchas cosas, entre ellas la gozosa infancia; la estima y la mayor confianza. Si te entregan blanca, «Eres la más bella». Si azul te obsequian, «Sé que tu voz es verdadera». Si rosadas o violáceas, «Tienes mi más grande amor, por siempre».   Tanto quien te da, como quien te recibe, como tú, debe ser gentil, inocente y puro. Tu prístino mensaje es que las virtudes de quien contigo se vincula, son tantas como pétalos forman tu corola.   Quien se enamora y matrimonio le propone a la doncella, al recibirte, esperanza ha recibido, pues la amada contigo ha respondido «Consideraré tu petición, amado mío».   Y mientras tanto viene la final respuesta, con gusto ofreces tu gentil corola para que el que ama anticipe la respuesta «Me ama, sí; poco, mucho o nada.»  ...

Read More

Dejando de amar, de Georgina Palacios

 ¿Sabes qué? Hoy escuché una voz tan familiar que me logró, casi, provocar las mismas chispas de alegría que sentía solamente con la tuya.   Y ¿sabes qué? Esa voz que me resultó tan especial no tiene tu registro ni tu timbre, mas tiene cascabeles de interés hacia mí, lo que pienso y lo que hago.   ¿Sabes qué? Me temo que te estoy dejando de amar. Y a la vez que siento alivio tengo cierta desazón al observar cómo comienza a morir lo que pudo seguir siendo algo tan bello en nuestras vidas.   ¿Qué es eso que brilla en tu mirar? ¿Es que te duele que mi corazón tome otro rumbo y por fin de ti se aleje, o, lo que te duele es el amor propio?   ¿Sabes qué? Aún siento esa excitación que me provoca tu cercanía pero, también ha disminuido al recordar que al buscarte la mirada son tantas las veces que no encuentro nada.   ¡Hazme el amor! Puede que ésta sea la última vez. Tómame en tus brazos, démonos la oportunidad de encontrar cuál será el sendero que luego...

Read More

Tus ojos, tus labios. Georgina Palacios

Tus ojos Me miran de frente, límpidos y alegres; reflejan ternura y gran inteligencia.   Son ojos que miran con cálida ciencia; que aprecian el arte y tienen sapiencia.   Tus labios   Son los mismos labios de tu adolescencia. Son labios de efebo, clásica escultura.   Son rojos, carnosos, que invitan al beso; labios que se curvan con gentil ternura. Auriga de Delfos. Escultura...

Read More

Saturada de poemas, de Georgina Palacios

Hoy amanecí saturada de poemas; los versos bailaban frenética danza frente a mis ojos dormidos; metáforas, símiles, imágenes miles sobre la cama se instalaron corriendo.   Tu boca, tus brazos, tus ojos, tu cuerpo se unían, con otros, en ese convite; impulsos eléctricos me atravesaban haciendo que el sueño me fuera imposible.   Escuché a lo lejos los alegres trinos en la copa del árbol frente a mi ventana y no pude evitar el placer de entregarme al disfrute del sol mañanero que entra por ella, cálido, dorado y con caricias vivificantes.   No puedo dejar de darle las gracias Al Ser Supremo que nos dio la vida porque al darla, con ella se vienen las penas, tristezas y ¡las alegrías!   ¿Cómo es que agradezco por esas tristezas? Es la soledad la que me hace gozar de tu compañía; es la sed, la que me hace disfrutar la bebida. ¿Es posible acaso agradecer las penas? Es la tristeza, la que me hace apreciar lo que es compartir tu alegría.   Es el claroscuro en el cuadro que constituye la vida lo que muchas veces hace la diferencia entre una mala pintura u otra, cualquiera y lo que implica una obra de arte.   Podría aún escribir muchas cosas que a mi mente vienen mientras se asoma la aurora, pero, es imposible escribirlo todo en un solo poema; necesito...

Read More

De la saturación, de Georgina Palacios

1. Tu boca Tibia, dulce, húmedamente suave; que, a veces, apenas dibuja una leve sonrisa; que habla palabras certeras; que habla palabras que inspiran; es la única que me ha dejado, candente, el labio por siempre marcado.   2, Tus manos Hábiles; precisas; trabajadoras; fuertes; son tus manos que a todo se enfrentan; son las manos que alivio brindaron al alzarse y secarme la frente. Esas manos de hombre afiebrado son las únicas que mi cuerpo con fuego tallaron.   3. Tus brazos Muy fuertes en masculina belleza, son tus brazos, sin miedo al trabajo; que se aprestan sin manifestar gran esfuerzo a realizar las más duras tareas. Esos brazos tan fuertes y hermosos son los que siempre me hicieron sentir muy segura.   4. Tu pecho Tan fuerte como lo son tus brazos es tu pecho que se llena del aire que tomas cuando sin aviso te viene un suspiro. Es en ese pecho fuertemente amplio donde, para el descanso de mi cabeza, pude encontrar por siempre la mejor almohada.   5. Tus piernas Poderosas columnas son tus piernas que sostienen el peso del cuerpo; son piernas de hercúlea belleza; fuertes y largas, con el extraño poder de quemarme la piel, increíblemente, aún a través de la ropa....

Read More

Retroceso, de Georgina Palacios

Siempre te recordaba, mas, estaba tranquila; nuevamente me has llamado, y el cerebro grita que me niegue mientras que el corazón, en segundo plano, también me grita que regrese.   Trato de actuar maduramente; como si todo esto fuera pasado para mí, mas, no es posible; no soy fuerte como luzco; sólo el encuentro me puede ser fatal.   Me has hecho falta, es verdad, no te lo niego, y hoy he caído en la inmensa tentación de acudir a discutir la conveniencia de reiniciar lo que truncado se quedó.   Cada día estaba más tranquila; tu llamada ha renovado la emoción que sentía por venir a encontrarnos ¡Cuando cualquier pretexto era bueno para mí!   Aún no era tiempo para haber concluido el proceso necesario para superar esta adicción; ¡qué mala suerte, el proceso se ha interrumpido! anduve un paso y, ahora, he retrocedido tres....

Read More

Desear tener, desear poder. Georgina Palacios

Georgina Palacios: Como puedo desear, deseo; pero, pudiendo tenerte, no te tengo. ¿Cómo puedo desear deseo, si, sin desearlo, me consume? ¡Cómo! Puedo desear deseo; y puedo tenerte, mas no te tengo. Puedo desearte, pero, no tenerte. Puedo tenerte, mas, no poseerte. Jesús Miguel Horcajada: ¿Y por qué te deseo tanto si sé que nunca podré tenerte? ¿Por qué te tengo tantas ganas y te necesito tanto? Te quiero, no te tengo; Te busco, no te encuentro. ¿Porqué te deseo yo tanto y cuando te encuentro te pierdo? Georgina Palacios: Es la encrucijada entre el desear y el poder. Deseamos lo que no podemos, y tenemos lo que no queremos. ¡Qué conveniente sería querer lo que tenemos y dejar de buscar, por querer lo encontrado! Jesús Miguel Horcajada: D-E-S-E-O, al fin y al cabo son letras, y qué mal daño hacen. Qué peligro, qué infortunio desear lo que jamás podré tener. No hablo de sueños, que si es por soñar yo sueño, pero, no es lo mismo un sueño y un deseo. Yo sueño dormido y despierto, pero, desear se desea despierto, sabiendo lo que se hace; y por desear, deseo no volver a desear lo que no me corresponde. Desear tener, desear poder por Georgina Palacios (Notas) el Martes, 12 de Marzo de 2013 a la(s) 10:35 Creación entre dos: Jesús Miguel Horcajada, España; y Georgina Palacios,...

Read More

Tortura, de Georgina Palacios

Nuevamente es la dulce tortura que aviva o que mata invadiendo mi todo en el diario vivir, la que inquieta y provoca violenta reyerta entre hormonas y mente; entre el ego y el Id. ¿Qué está alojado en tu frente que, a veces, creyera poder percibir en momentos cuando te descuidas y a los ojos les dejas tu interior reflejar? Los extremos a veces se tocan y no puedes huir de un círculo en el que te has enredado o del que no quieres huir; del que, si no luchas, quedas atrapado y si luchas, te atrapa también. Esta energía que tengo la siento acá dentro y quiere salir; mas se queda trabada en el pecho mientras a mis cuerdas trata de subir; y quiere gritar que te amo con fuerza insufrible; que no aguanto el silencio ya más; que te quiero tener en mis brazos, sentirte en mi pecho y en mi...

Read More

Tortura, de Georgina Palacios

Nuevamente es la dulce tortura que aviva o que mata invadiendo mi todo en el diario vivir, la que inquieta y provoca violenta reyerta entre hormonas y mente; entre el ego y el Id.   ¿Qué está alojado en tu frente que, a veces, creyera poder percibir en momentos cuando te descuidas y a los ojos les dejas tu interior reflejar?   Los extremos a veces se tocan y no puedes huir de un círculo en el que te has enredado o del que no quieres huir; del que, si no luchas, quedas atrapado y si luchas, te atrapa también.   Esta energía que tengo la siento acá dentro y quiere salir; mas se queda trabada en el pecho mientras a mis cuerdas trata de subir; y quiere gritar que te amo con fuerza insufrible; que no aguanto el silencio ya más; que te quiero tener en mis brazos, sentirte en mi pecho y en mi intimidad....

Read More

No busques ya, de Georgina Palacios

Has andado por la vida siempre en busca del amor pero nunca has encontrado donde debes reposar.   Has amado… unas cuantas veces; ¿pero, con qué clase de amor? Unos buenos, bien intencionados, y otros, fueron más pasión que amor.   No busques ya; si estoy acá contigo. No busques ya; ya no te vayas más. ¡Cuántas veces te has marchado, pero, siempre vuelves junto a mí!   No busques ya; déjame abrazarte. No busques ya; tómame en tus brazos. ¡Ya no opongas resistencia! por favor, amor, ¡no busques ya!   En el cielo nuestra unión ha sido hecha; de eso tengo la certeza. Lo supe desde el día en que por primera vez nos vimos.   Muchos enemigos han querido impedir que seamos uno. Esta unión de Dios es concebida, ¡déjame complementar tu...

Read More

Diccionario Dixio

Nos leen en:

Historial de Artículos