Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Javier Payeras

Decidir si una persona pobre debe ser llamada “persona de ingresos bajos”, “persona en situación marginal” o “persona pre-próspera”, pareciera ser el fin último de los funcionarios de la conciencia. Ellos opinan que el lenguaje del poder ha marginado a las clases oprimidas y por lo mismo es necesario enmendar y reivindicarlas a través de las palabras y de los mecanismos legales que velen por el uso apropiado de esos términos.

Así entre el dogma y el activismo, nos adentramos en una nueva era donde las palabras bien intencionadas dirigirán nuestra percepción del mundo: el siglo de los eufemistas.

Buzzwords (eufemismos de moda): Manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante.

Pienso en cómo se verán los diccionarios dentro de algunos años y en las muchas correcciones que caerán sobre Henry Miller, Francisco de Quevedo y Miguel Ángel Asturias. De sopapo habrá que lapidar también a Cri-Cri, al trío Los Panchos y a José Alfredo Jiménez. Todo para alcanzar ese fin orwelliano de aventajar las relaciones de convivencia y de tolerancia, limpiando el idioma como si se tratara de una playa infesta de botellas quebradas.

Lo más curioso de todo esto es que la imposición de un idioma cribado y cuidadoso de manejar las sensibilidades y las diferencias, ha pasado de ser una bandera política de la izquierda progresista de los años sesenta, para insertarse dentro del aparato conservador más reaccionario. ¿Cómo?, pues muy sencillo: discutamos las diferencias, pero no permitamos los cambios.
Normalizar para luego controlar, una palabra adecuada o un fingido interés es siempre más barato. Igualdad en las palabras y desventaja en el plano de las acciones. Hablemos de marginación, no de explotación y miseria; hablemos de discriminación, no de racismo.

En fin. Afortunadamente para la verdad, aún nos queda la literatura.

Fuente: Facebook

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes

Javier Payeras
Últimas entradas de Javier Payeras (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •