Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El mejor antídoto es la alegría. El miedo baja las defensas.

Mario Roberto Morales

Para entender las razones geoestratégicas de la creación del coronavirus, hay que partir de que el sistema financiero mundial, representado por Wall Street, la City de Londres y la Banca Rothschild está colapsado y que una recesión global es inminente. Era pues imprescindible echarle la culpa a algo externo al sistema para que la masa desinformada se chupara ese confite.

Como parte de una guerra de quinta generación, el brote se plantó en China, pues esta potencia, junto con Rusia, constituyen la contraparte de Estados Unidos en el actual mundo tripolar que vivimos, en el que el capitalismo financiero especulador se enfrenta a la propuesta china de encauzar al mundo por una productividad física de mercancías que anule la especulación financiera como forma principal de acumulación de capital, con lo que se acabarían las guerras como formas hasta ahora imprescindibles para estimular a la industria armamentista y energética, que es el rubro productivo que nutre al capital financiero para viabilizar sus operaciones especulativas globales.

Hay otro aspecto de la guerra de quinta generación puesta en marcha en este caso: el de la política de despoblamiento mundial que el neoliberalismo aplica como solución al crecimiento demográfico. En este caso, la población-objetivo son los ancianos, pues el neoliberalismo los considera improductivos e inútiles para el sistema, y eliminarlos le resulta lucrativo.

En dos meses China logró controlar el brote. Pero en los países que no tienen los recursos ni la voluntad política de China, pues se alinean con los designios geoestratégicos del Sistema Transatlántico, el brote será más prolongado y matará más ancianos de los que quisiéramos. Ese es uno de los objetivos de esta guerra de quinta generación.

Es útil saber que debemos mantener nuestro sistema inmunológico en buenas condiciones, y que lo que más afecta a ese sistema y nos baja las defensas naturales del organismo es el miedo. El miedo es una sana reacción corporal ante un súbito peligro inminente. Pero si vivimos en ese estado por mucho tiempo, nuestro sistema inmunológico se deteriora. Por eso es que las noticias infunden miedo. Evite entonces ver noticias que están diseñadas para mantenerlo asustado a fin de que se enferme. Diviértase. Alégrese. La informada conciencia crítica es más fuerte que el sistema, pues este sólo es capaz de manipular borregos.

Fuente: [www.mariorobertomorales.info]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Mario Roberto Morales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •