Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Santos Barrientos
santosbarrientos3@gmail.com

Estos últimos días, confinado en tareas cotidianas y lecturas, no he dejado de pensar en el libro Ensayo sobre la ceguera de Saramago. Con maestría retrata una enfermedad que se expande entre los humanos, la Ceguera blanca, y demuestra que la naturaleza humana puede caer al individualismo exacerbado, producto del pánico y la desesperación. Al final hay un momento en el que, dentro de la trama de la novela, la mujer del médico pregunta por qué se han quedado ciegos. El médico responde que no sabe y ella se responde a sí misma: “Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven”.

            La Ceguera blanca sobrevuela el mundo y cada día amanecemos más solos; sin embargo para el fantasma de la incertidumbre hay un optimismo generalizado que se opone al optimismo desencantado. Todo ocurre como un vacío existente —tomando como propias las declaraciones del sociólogo Touraine—, debido a la fuerza promotora del miedo y de la abundante y falaz información. Uno de los motivos que da lugar a las noticias falsas (Fake News) es el encubrimiento de las más perversas decisiones del Estado. Se han apropiado de la crisis para el ejercicio de actividades individuales. Los hechos demuestran que ese Estado burocrático o —como lo llamaría Octavio Paz— ese Ogro filantrópico ha caído en manos de quienes no han aprendido nada (o casi nada) de la estructura del Estado democrático o, más bien, lo han manejado durante siglos en perspectiva de su bienestar y no el común.

            Pero no hay que perder el sentido de la razón. La razón nos dará las llaves para enfrentar esta crisis, que se va exteriorizando en diferentes niveles (economía, educación, fragilidad de los vínculos sociales: desesperación, miedo, etc.) y hace que crezca el individualismo humano.

En cuanto al tema económico, el profesor interino de abogacía de la Universidad de Nueva York, J. Benton Heath, aborda el nuevo desafío de la seguridad nacional. Expone la idea de «un nuevo modelo para reintegrar el orden económico con el estado de seguridad nacional». El tema de la educación virtual demuestra nuestras grandes carencias. En la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de San Carlos de Guatemala, a través de la Asociación de Estudiantes «El Derecho» ha existido la buena voluntad para desarrollar los cursos en línea, realizando encuestas que esperamos no se archiven, sino que demuestren la realidad de las precariedades en la Facultad, para responder a las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC). Lejos de las diferencias, en estos momentos nos debe importar la unidad y la responsabilidad. La lección de los hechos demuestra que la individualización siempre ha consumido al ser humano, lo ha envilecido. Aunque no estemos de acuerdo —algunas veces— con la forma de actuar de la Asociación, debemos recordar que la totalidad de estudiantes de la Facultad conforman la Asociación (ya habrá momento para criticar su funcionamiento).

            Así que aquí estamos, con la esperanza unida a los hechos y la voluntad de ser parte de un cambio inminente. Sin embargo, esto no es tarea fácil. Nos corresponde responsabilidad y lección de los hechos, porque la unión —desde esta perspectiva— sigue siendo desmantelada.

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Santos Barrientos
Últimas entradas de Santos Barrientos (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •