Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En una peluquería de la zona 18, el nueve de julio de 2011, me sorprendió la noticia de tu muerte. Una de las estilistas comentó «parece que mataron a un cantautor». Mi mente hizo un recorrido imaginario por los cantautores guatemaltecos y me pregunté, ¿a quién habrán matado ahora? Fue hasta la hora del noticiero Noti7 cuando vi la noticia completa “Matan a Cantautor Facundo Cabral…no pude contener el llanto…expresé “malditos”…pasé triste y llorando por tres días. Siempre admiré a Facundo… su forma de cantar y sus pensamientos llenos de un amor por Dios y todos los hombres y mujeres de la tierra…conocí su historia…su niñez lleno de pobreza y la forma tan especial como Dios lo hizo un cantautor de las tristezas y alegrías de todos los pueblos del planeta. Internacionalista, pacificador, bohemio, “pobrecito mi patrón, piensa que el pobre soy yo”… “No soy de aquí, ni soy de allá”.

Sin ser un revolucionario declarado porque tu patria fue el mundo, fuiste todo un revolucionario. Tu música acompañó varias campañas por la construcción de un mundo nuevo… el Che te hubiera llorado…Mario Payeras te hubiera llorado…al recordar tus canciones en aquel pequeño radio que los acompañaba…Mario tuvo la dicha de irse en 1995 y no ser alcanzado por las balas asesinas.

Siempre los sin mente, quizá habrían querido prepararte un atentado, quitarle a la naturaleza un ave de bello canto. Pero les hicieron el favor otros más pendejos, los palidejos y fariñas. Y como tú decías: Hay que cuidarnos de los pendejos…porque son muchos.

A 14 meses de tu muerte seguirás viviendo “porque hoy es un nuevo día para empezar de nuevo”.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •