Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cualquiera que no conociera a este señor asumiría que sus palabras son honestas.

Irmalicia Velásquez Nimatuj

El pasado 13 de marzo llegaron a Guatemala los 16 hermanos del pueblo mam que fueron brutalmente masacrados en Camargo, estado de Tamaulipas, México, el 22 de enero pasado. Y como parte de una escena grotesca el gobierno del presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, colocó una bandera de Guatemala sobre los ataúdes, cuando el Estado, junto a sus símbolos patrios no han hecho nada por responder a las necesidades de las juventudes indígenas. Al contrario, todas sus políticas han estado encaminadas a obstruir la posibilidad de que tengan una vida digna en sus comunidades, a donde él como Presidente y la casi totalidad de su gabinete jamás han llegado.

Según la nota de Prensa Libre (13/03/2021), en su discurso Giammattei expresó: “Sepan que no están solos cuentan con nuestro respaldo decidido y enérgico para que este hecho no quede impune y se haga justicia, llevaremos este caso hasta las últimas consecuencias”. Cualquiera que no conociera a este señor asumiría que sus palabras son honestas, sin embargo, desde que tomó posesión su gobierno ha ignorado, minimizado y hasta criminalizado las demandas de la juventud indígena. Pero como el papel todo lo aguanta, estas expresiones emitidas, como muchas otras terminaran en el cesto del olvido. Dado que nunca exigirá que el Estado mexicano esclarezca este crimen colectivo.

Además, las familias y la comunidad de Comitancillo, San Marcos, siempre han estado solas y han languidecido entre el olvido y la miseria. Y a una semana de su utilitario discurso, este es un crimen cerrado al cual jamás retornará porque no le da réditos políticos.

Y como si lo anterior no fuera suficiente, la misma nota, indica que “parte de esta migración es promovida por organizaciones dedicadas al tráfico de personas, cuyos integrantes se conocen como coyotes.” Aunque no indica que sean palabras de Giammattei se deduce que esta afirmación proviene de él, lo cual evidencia la ignorancia del contexto social e histórico en el que ha ocurrido este crimen.

La nota concluye con la siguiente frase del Presidente de Guatemala: “Quiero mandar un mensaje contundente a los traficantes de personas que fomentan la migración irregular, estamos colaborando de manera estrecha con los países de la región y las fuerzas de seguridad de Guatemala para ubicar, perseguir y desarticular” a esas mafias”.

Si la masiva migración de Guatemala y de Centroamérica fuera fomentada por traficantes de personas, el problema sería fácil de resolver y no permaneceríamos atrapados en una permanente crisis humanitaria, en donde la frontera entre México y los Estados Unidos no deja de llenarse de menores de edad que arriban diariamente demandando ser acogidos porque a los gobiernos de sus países, no les interesan sus vidas ni la de sus familias.

Si la masiva migración de Guatemala y de Centroamérica fuera fomentada por traficantes de personas, el problema sería fácil de resolver y no permaneceríamos atrapados en una permanente crisis humanitaria, en donde la frontera entre México y los Estados Unidos no deja de llenarse de menores de edad que arriban diariamente demandando ser acogidos

Fuente: [https://elperiodico.com.gt/opinion/opiniones-de-hoy/2021/03/20/el-irreverente-giammattei-frente-a-los-migrantes-masacrados/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Irma Alicia Velásquez Nimatuj
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •