Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Adiós  Rafael Piedrasanta Arandi

El jueves 10 de enero de 2013 emprendió el viaje sin retorno el insigne guatemalteco Rafael Piedra Santa Arandi, destacado economista y nacionalista revolucionario de profundas convicciones. Rafita o Piedrita – así le llamamos los que lo conocimos de cerca y lo quisimos- tuvo una larga y azarosa vida. Educado en la Universidad de San Carlos de Guatemala y en  Harvard en donde obtuvo un posgrado en economía, Rafael Piedrasanta Arandi  fue destacado maestro en la Facultad de Ciencias Económicas de la USAC, de la cual llegó a ser decano. Fue un guatemalteco vertical, honesto hasta las últimas consecuencias y un apasionado defensor  de los recursos naturales de Guatemala. Crítico acervo de las concesiones depredadoras a las grandes transnacionales, sufrió como otros hombres de su misma estirpe, las consecuencias de una postura digna en un país donde siempre se mató a la decencia y la dignidad.

Casualmente un día  antes de la muerte de este gran guatemalteco, recibí  de parte del socialdemócrata de toda la vida y otro hombre decente, Américo Cifuentes, un comunicado del Frente Unido de la Revolución (FUR) en la que se invitaba al acto conmemorativo realizado el domingo 13 de enero de 2013 con motivo del 42 aniversario del asesinato de Adolfo Mijangos López. En  una parte del comunicado se dice lo siguiente: “Rememorar al  invaluable político y académico Adolfo Mijangos López es un acto de justicia histórica y al mismo tiempo un recordatorio de la vigencia de su lucha contra las empresas depredadoras, que no sólo se apropian de los recursos naturales del país sino en su explotación irracional  dañan severamente el medio ambiente. Es el caso de la minería de cielo abierto y la instalación de minas que extraen los recursos sin dejar dividendos justos y considerables, afectando severamente las aguas y contaminando el medio ambiente. De ahí la justa razón de las comunidades rurales que se oponen de manera pacífica pero con gran coraje civil a estas mineras”.

Esto que se recuerda a propósito del prócer socialdemócrata, es algo que estuvo  indisolublemente unido a la vida de Rafael Piedrasanta Arandi. El comunicado aludido recuerda cómo  la dictadura militar encabezada por el General Carlos Arana Osorio (1970-1974), inició una ofensiva de terror estatal contra los cuatro patriotas que se atrevieron a cuestionar la entrega de los recursos  naturales a la empresa Exmibal. Ellos fueron Adolfo Mijangos López, asesinado enero de 1970, Alfonso Bauer Paiz sobreviviente milagroso al atentado  en el cual recibió varios balazos, Julio Camey Herrera quien no tuvo la misma suerte y fue asesinado. Finalmente Rafael Piedrasanta Arandi, quien tuvo la fortuna de eludir la acción asesina de aquel gobierno pero tuvo que salir al exilio. No sería la única vez que el insigne economista fuera objeto de persecución política. En 1980 salió nuevamente al destierro del cual  no regresaría sino hasta muchos años después.

Tuvo la fortuna nuestro querido Rafita de tener una larga vida. Esto es decir mucho en un país en el cual se  matan a hombres y mujeres que tienen el valor civil de enfrentar con la razón a la lógica vendepatria y a la rapacidad expoliadora. En mis archivos he encontrado  varios de sus trabajos los cuales lo retratan a plenitud: escritos contra la minería a cielo abierto en Guatemala, en particular contra las onerosas concesiones a la empresa Montana; contra  la ley de libre negociación de divisas (Decreto 94-2000,  la cual consideró un asalto a los caudales públicos; una vigorosa defensa del Decreto 900 de reforma agraria de la época de Arbenz y revisiones históricas de las concesiones mineras de los distintos gobiernos guatemaltecos a las transnacionales.

Adiós Rafael Piedrasanta Arandi, prócer de la segunda mitad del siglo XX.

… recuerda cómo  la dictadura militar encabezada por el General Carlos Arana Osorio (1970-1974), inició una ofensiva de terror estatal contra los cuatro patriotas que se atrevieron a cuestionar la entrega de los recursos  naturales a la empresa Exmibal. Ellos fueron Adolfo Mijangos López, asesinado enero de 1970, Alfonso Bauer Paiz sobreviviente milagroso al atentado  en el cual recibió varios balazos, Julio Camey Herrera quien no tuvo la misma suerte y fue asesinado. Finalmente Rafael Piedrasanta Arandi, quien tuvo la fortuna de eludir la acción asesina de aquel gobierno pero tuvo que salir al exilio. No sería la única vez que el insigne economista fuera objeto de persecución política. En 1980 salió nuevamente al destierro del cual  no regresaría sino hasta muchos años después.

Carlos Figueroa Ibarra
Últimas entradas de Carlos Figueroa Ibarra (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •