Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Quetzaltenango irrespeta la vida animal

María Aguilar

Actualmente la administración del zoológico opera a pesar de múltiples limitaciones. Inclusive sirviendo de albergue para animales rescatados o decomisados.

El sábado 24 de noviembre, como todos los años, se realizó a inmediaciones del zoológico Minerva en la ciudad de Quetzaltenango el Festival de Luces Campero. Cada año, la administración del zoológico envía un oficio a la Municipalidad de Quetzaltenango pidiendo el traslado de esa actividad a otro lugar que no afecte a los más de 280 ejemplares que habitan en las instalaciones. Sin embargo, cada año, el Concejo Municipal continúa aprobando esa actividad, así como otras que afectan el bienestar animal, como las actividades navideñas con fuegos artificiales de la Plaza de las Américas y los conciertos de Independencia patrocinados por la Cervecería.

Estas actividades afectan a los animales visual y auditivamente. La detonación de la pirotecnia, así como los altos decibeles sonoros causan estrés, temor, alteración del estado, fatiga, taquicardia, taquipnea, salivación, estupor, agresividad, problemas gástricos, autolesiones, así como la baja del sistema inmune, lo que repercute en la salud física y mental de los animales no solo ese día, sino que en un lapso de tiempo posterior a los eventos. En años anteriores, a causa de esas actividades con pirotecnia se han dado ataques violentos y muertes de animales debido al estrés.

En el año 2016 el Concejo Municipal informó a la administración anterior del zoológico que todas estas actividades serían trasladadas al parque Cefemerq sin que esto se materializara. Actualmente, el concejal encargado de velar por el bienestar del zoológico y sus animales es Armando Castillo quien prefiere velar por intereses empresariales que por las necesidades de los seres vivos que habitan en el zoológico.

El zoológico Minerva lleva años en un abandono municipal, en la administración de Jorge Barrientos se llegó al extremo de apropiarse de dos secciones del terreno del parque para la construcción de locales comerciales que destruyeron parte de lo que debería funcionar como un hospital veterinario. Edificio que dado la corrupción de esa administración fue desmantelado y saqueado por completo dejando al personal de la institución sin un lugar apropiado para procurar el cuidado y tratamiento de los ejemplares que habitan en el lugar.

Actualmente la administración del zoológico opera a pesar de múltiples limitaciones. Inclusive sirviendo de albergue para animales rescatados o decomisados del constante tráfico ilegal de especies, siempre tratando de rehabilitar a la mayoría, lo cual no siempre es posible frente a las carencias. Conscientes de que el mejor lugar para los animales silvestres es su hábitat natural, si las empresas e iniciativa privada velaran en verdad por el bien común, aportarían hacia la mejora de recintos, educación y conservación de especies y no a su deterioro y permanente destrucción.

Fuente: [https://elperiodico.com.gt/opinion/2018/11/26/quetzaltenango-irrespeta-la-vida-animal/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

María Aguilar Velásquez
Últimas entradas de María Aguilar Velásquez (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •