Carta Abierta al Presidente y la Vicepresidenta de Guatemala, al Ministro de Relaciones Exteriores, al Congreso de la República, al Poder Judicial, al Tribunal Supremo Electoral y a la Corte de Constitucionalidad

Enero 12, 2015

Funcionarios del Estado de Guatemala,

Algunos de Ustedes han sido electos, en buena medida por las promesas que Ustedes hicieron a los ciudadanos y ciudadanas del país, y otros han sido nombrados para ocupar cargos de servicio a la población de Guatemala. Nosotros somos una parte de esa población – no menos del 15%– que por diversas circunstancias nos hemos visto obligados a dejar nuestro país y sobrevivir fuera de él. Como parte de la población nacional tenemos la queja de que el Estado guatemalteco no ha sabido o no ha querido atender nuestras demandas.

Al inicio de 2015, la demanda principal frente al Estado de Guatemala es que se habilite el derecho a elegir y ser electos desde el extranjero. Durante doce años hemos sostenido que nada nos quita nuestro derecho humano fundamental y derecho constitucional de participar en las elecciones nacionales y hemos señalado la inconstitucionalidad de marginar al 15% de la población por el simple hecho de haber cruzado la frontera. Hace cuatro años, el Tribunal Supremo Electoral no quiso habilitar nuestro derecho y, como táctica dilatoria, hizo la consulta a la Corte de Constitucionalidad (CC). Ésta nos dio la razón, al afirmar que todo ciudadano o ciudadana fuera del país no pierde sus derechos constitucionales y exigió al Congreso de la República que modificara la Ley Electoral y de Partidos Políticos para habilitar plenamente nuestra participación. Lógicamente la CC sabía que al emitir esta disposición no podríamos votar en 2011. Pero aun peor, ni el Congreso ni el Tribunal Supremo Electoral han hecho absolutamente nada en estos casi cuatro años para dar cumplimiento al dictamen de la CC, ni ésta ha hecho nada para hacer valer su mandato. El Estado guatemalteco y sus organismos actúan como los “tres monos sabios” y el tiempo sigue transcurriendo.

Nosotros sabemos la importancia capital de nuestras remesas para la economía nacional; pero también sabemos que detrás de cada migrante hay familias y amistades que siguen viviendo en Guatemala, incluyendo muchos ciudadanos y ciudadanas que votan. Nos proponemos utilizar esas dos palancas, como castigo o como premio, para apoyar nuestra exigencia del derecho a ejercer el voto y elegir a nuestros propios representantes ante el Congreso.

Nuestra petición inmediata ante el Congreso de la República es que en el mes de febrero, con carácter de urgencia nacional, se apruebe la reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos con el siguiente artículo transitorio, válido solamente para las elecciones de 2015:

“Para las elecciones generales de 2015, cinco casillas de la lista nacional de diputados serán destinadas para personas en el extranjero, que serán electas, exclusivamente, por las y los ciudadanos que voten en el exterior. Podrán proponer candidatos y candidatas los partidos políticos, así como listas de 5,000 o más ciudadanas y ciudadanos residentes en el extranjero, debidamente aceptadas por el Tribunal Supremo Electoral. Para su elección, así como para elegir a Presidente, Vicepresidente y miembros del PARLACEN, las y los ciudadanos en el extranjero votarán en los sitios habilitados por

los consulados de Guatemala, identificándose con el documento de identidad personal, el pasaporte o la tarjeta consular, para lo cual deben registrarse previamente en el consulado correspondiente. Quedan en suspenso todas las disposiciones legales o reglamentarias que se opongan a la implementación de este artículo transitorio”.

También exigimos al Gobierno de Guatemala, vía el Ministerio de Relaciones Exteriores, y al Tribunal Supremo Electoral que se faciliten todos los servicios necesarios para hacer efectiva esta reforma, tanto para la información sobre el voto, la organización del mismo y la promoción de las candidaturas.

Ciertamente, las y los guatemaltecos en el extranjero tenemos otras preocupaciones aparte de ejercer nuestro derecho pleno a elegir y ser electos. Nuestras demandas son:

a) Exigimos que el MINEX presente un plan y una estrategia, con los recursos financieros necesarios, para acompañar a las y los connacionales que traten de regularizar su situación en los Estados Unidos, por la vía que sea.

b) Exigimos al Poder Ejecutivo y al Congreso de la República que procedan de inmediato a abrir un diálogo real con las organizaciones de migrantes en el extranjero y otros interesados, con el objetivo de reformar sustancialmente la Ley y los reglamentos del Consejo Nacional de Atención al Migrante de Guatemala (CONAMIGUA), de manera que una nueva etapa pueda iniciarse el 1 de junio de 2015.

Atentamente,

FIRMAS

Nombre de la persona     Ciudad y Estado de residencia            País de residencia

Puedes incluir tu firma enviando un correo con tu nombre, ciudad, estado y país de residencia antes del 12 de enero del 2015 al promotor de esta propuesta, el exRector Raúl Molina Mejía a rmolina20@hotmail.com