Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Carlos Figueroa Ibarra

EL 26 de julio de 2019 los gobiernos de Estados Unidos de América y Guatemala firmaron un “Acuerdo Relativo a la Cooperación respecto al Examen de Solicitudes de Protección”, nombre de un pacto que de manera eufemística encubre el hecho de que Guatemala se convierte en un “tercer país seguro”. Esto quiere decir que todos los no guatemaltecos solicitantes de asilo en Estados Unidos de América deberán hacer sus trámites desde Guatemala o deberán ser regresados a Guatemala si llegan al primer país mencionado. La noción de “Tercer País Seguro” surge del derecho humanitario emanado en la segunda posguerra mediante el cual se garantiza a la población proveniente de un país que pide asilo en un segundo país, asentarse en un tercer país mientras se resuelve su solicitud. Ese tercer país deberá garantizar apoyo legal, físico, seguridad, alimentación, asistencia médica, alojamiento, agua y todas las garantías y servicios que provee a sus propios ciudadanos. Guatemala firmó ese tratado a pesar de que la Corte de Constitucionalidad dictaminó que el mismo debería ser aprobado por el Congreso. No es la primera vez que el Presidente Jimmy Morales ignora las resoluciones de la referida Corte.

El inefable Ministro de Gobernación de Guatemala ha afirmado que es “sumamente positivo” que Washington nos vea como un tercer país seguro. La Casa Blanca no ve a Guatemala como un país seguro. Simplemente lo ve como un país débil que puede servir como un sumidero de cientos de miles de migrantes que no quiere tener dentro de sus fronteras. No pudo convertir a México en “tercer país seguro”, pero ahora lo hace con un pequeño país cuyo PIB depende en un 12% de las remesas de los migrantes y un 5% de las exportaciones a Estados Unidos de América. El gobierno estadounidense  sabe muy bien que el 50% de los niños guatemaltecos son desnutridos, que son asesinadas 13 personas diariamente, que existe un 94% de inefectividad judicial, que ocupa el lugar 127  de 189 países en el índice de desarrollo humano, que las cárceles de alta seguridad tienen hasta casi 900% de hacinamiento.

Solamente en los primeros seis meses de 2019, 235 mil guatemaltecos se fueron de Guatemala hacia el norte y el año pasado se calculaba que 100 mil hondureños hacían lo mismo mientras que se asegura que en el primer semestre de este año tal cifra ascendía a 200 mil. Aun cuando el candidato Giammattei afirmó que el acuerdo “no era tan grave”, lo cierto es que hace unos años Guatemala no pudo garantizar la seguridad alimentaria de 173 guatemaltecos repatriados de Bolivia. Menos podrá hacerlo con decenas de miles, acaso cientos de miles de personas asentadas en su territorio.

La Administración Trump tiene un profundo desprecio por los países del sur. A algunos de ellos los ha llamado “países de mierda” (sic). No le importa si el acuerdo migratorio aceptado por  Jimmy Morales probablemente para garantizar su impunidad, convierte a Guatemala a un país más infernal de lo que ya lo es.

La Administración Trump tiene un profundo desprecio por los países del sur. A algunos de ellos los ha llamado “países de mierda” (sic).

Carlos Figueroa Ibarra

Carlos Figueroa Ibarra. Sociologo especializado en el tema de violencia política, terrorismo de estado, procesos políticos latinoamericanos. Autor de libros y artículos sobre esos temas.
Carlos Figueroa Ibarra
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •