Las tres heridas de Miguel Hernández

Los poetas somos el viento del pueblo:
nacemos para pasar soplados a través de sus
poros y conducir sus ojos y sus sentimientos
hacia las cumbres más hermosas.
El pueblo espera a los poetas con la oreja
y el alma tendida al pie de cada siglo.

Miguel Hernández