Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Solidaridad con el juez Miguel Ángel Gálvez

Redacción Siglo21

Dentro de tantos acontecimientos novedosos que están ocurriendo en Guatemala desde abril de 2015, ayer se produjo uno más en la Plaza de los Derechos Humanos: ciudadanos de diversos orígenes sociales y miembros del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala se congregaron ahí para expresar su solidaridad con el Juez de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez.

Es difícil encontrar en los registros históricos nacionales un acto de este tipo, cuya singularidad nace de la conjunción de circunstancias también propias de la coyuntura que vive el país, y sin cuya consideración no podría comprenderse los alcances de lo ocurrido ayer frente a la Corte Suprema de Justicia.

Los filósofos de la Historia han debatido durante décadas, acaso siglos, acerca del papel de las personalidades en el devenir de las sociedades, los pueblos y las naciones. Sin entrar a la polémica, resulta evidente que en los momentos decisivos en la vida de los conglomerados humanos surgen personalidades que dejan la huella, negativa o positiva, por su propia respuesta a las demandas que esos momentos les plantearon.

Dicho con deliberado afán simplificador, la historia está constelada por los nombres de las personas correctas que actuaron de forma correcta en el momento y el lugar adecuados. Tal es el caso del juez Miguel Ángel Gálvez, cuyo desempeño en el tratamiento de los casos de alto impacto asignados a su judicatura ha resultado ejemplar y pedagógico, no solamente para el mundo del litigio judicial, sino para el conjunto de la ciudadanía.

Su don de gentes, su personalidad afable, paciente y meticulosa en la observancia de los procedimientos, su inmunidad a la lisonja o a la agresión verbal, en suma, su talante independiente, le han granjeado la simpatía ciudadana pero también la malquerencia de los poderes oscuros, de donde han surgido las amenazas contra su vida.

La respuesta a esas amenazas fue, precisamente, el plantón realizado ayer por la tarde, acto en el cual no solamente se expresó solidaridad con una persona, sino también apoyo a lo que, en estos momentos históricos, esa persona representa: el anhelo ciudadano de un sistema de justicia independiente y con credibilidad.

Ayer se congregaron ante la Corte Suprema de Justicia las voces representativas de una ciudadanía vigilante que le dicen al juez Miguel Ángel Gálvez: estamos con un usted, no afloje, siga adelante, porque Guatemala necesita de personas como usted: que son correctas y hacen lo correcto en el momento y el lugar adecuados.

Los cobardes que se escudan en el anonimato están condenados a pudrirse en los basureros de la historia. Pero su nombre, juez Miguel Ángel Gálvez, ya tiene un lugar en la constelación nacional de Historia, así con mayúsculas.

Fuente: [http://www.s21.gt/2016/05/solidaridad-juez-miguel-angel-galvez/]

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •