Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

ABRIL 1/2013

¿Quién le roba un beso a Lulú? Con sus ojos festejando a medianoche el primer día que borró de su calendario cuando escuchó esa canción en inglés que le devolvía el sabor del último cigarrillo después de acariciar palabras de una mirada inolvidable. Con su sinceridad a cuestas, con sus manos al cielo brinda por los ausentes de la alquimia posmoderna, comida a domicilio, rosa de jamaica, canela y taramindo, al final para conversar el tabaco del estribo. Es tan breve el beso como el suspiro… Sorbo de reloj de arena, baile improvisado sabatino. Bocanada despierta la constelación donde la juventud es eterna. Twitter dice lo que tú sueñas. Si te nace dormir digital viajas con tus dedos al mar de los hashtags, navegar sin destino, naufragando al sonido de la alarma de la mañana donde se reflejan tus pupilas cuando el primer minuto de existir acaba. #quienlerobaunbesoalulu se propaga con su masiva caída de estación inesperada en las calles retomadas por los pasajeros de un verano atómico. Mientras llega aquel volátil golpe de escalofrío dale retuitear a este poema para que te encuentre el que quizá aún no sabe dónde buscar. Y si no lo hace a la antigüita, pues que use el google maps. Fijo, te hallará.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •