Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cinco obras de teatro PortalEscena.comLeer teatro es tan sugerente como enigmático. Todo es posible en el papel.
Los libretos, guiones, o textos dramáticos como muchos los describen, significan el mapa para que los actores y directores, y los demás partícipes en el montaje teatral, naveguen en el imaginario, y se adhieran a la piel a esos personajes e historias que plasma el dramaturgo.5 Obras de Teatro, del autor uruguayo Andrés Caro Berta, son sin llegar a excesos de apreciación, piezas donde el ser humano es el leitmotiv principal, aunque su lectura, a primera vista no lo revele; la interpretación de las interacciones morales éticas, religiosas, históricas, cosmogónicas que se debaten en los personajes muestran que no hay batalla más contradictoria para el ser humano que desmitificarse.Entre el SADE apológico y su estilo de respirar en una sociedad indudablemente corrompida,la honestidad de su liberalidad contrarrestada por la doble moral religiosa y esos reales actos de barbarie que cometió la supuesta iglesia en su discuso que defendía según su punto de vista la «cristiandad», y que no era otra cosa, que su ambición de poder político y los beneficios sociales y económicos que eso significa. Sade está, en sus diálogos, deshumanizandose.Pero al referirme a «deshumanizarse», hablo de un proceso de conocer distinto del cinismo de la «humanidad» que gobierna y somete a sus semejantes sin argumentos razonables más que bajo dogmas cuasi alquímicos.MONTSEGUR, es otra pieza teatral donde lo cosmogónico de la cristiandad es debatidad desde «los cielos». Con la dualidad mitificada por la historia, a partir de los libros sagrados (la biblia), se hilan tiempos ajenos al consciente contemporáneo (datos de la cristiandad del 1200 aproximadamente.) lo que produce un salto antropológico donde el fundamento posmoderno de ciertas formas de pensamiento, fueron construidas a precio del escarnio y genocidio en regiones donde la vida humana era simplemente un botín de la guerra religiosa. Refiriéndose a la Inquisición, la ciudad donde acontece esta atrocidad, el exterminio de los cátaros por disentir en su percepción del origen del mundo y todo lo que existe, Montsegur está en asociación al individuo que, doblegado por la condición cultural, carece de otra opción de «ver» la realidad.

DAVID QUE NO FUE BRENDA

Cuando se nace, y en el formarse como seres humanos, personas que son presas del escarnio científico traducido en experimentaciones que inducen a la atrocidad vital de desvanecer la conciencia de percibir una forma de identidad. Cuando toda posibilidad puede ser real, cuando la naturaleza vibra, disperso, definiendo a cada humano como hombre o mujer, o en otras situaciones, en el combate por la autoafirmación sexual, David, es víctima de la morbosidad científica que sacrifica su vida a cualquier costo, arruinando a su familia (padre alcohólico, hermano gemelo muerto por suicidio).

El ejercicio de estas piezas, tres de las cinco que se incluyen, se apropian del recurso en ciertos diálogos, del estilo del discurso testimonial, sus acciones y tiempos son imágenes del Tiempo, imágenes de tribulación, espejismos de lo que algunos definen como realidad o que en la hora del amanecer serían para mi recuerdos.

Un libro digno de lectura y relectura, controversial, por su clara intención de luchar contra los espectros morales y esa indudable hipocresía social ante la diversidad humana tan natural como intemporal.

Guatemala, Diciembre 2014
Mauricio López Castellanos
Publicado en http://www.portalescena.com/trasescena/5-obras-de-teatro/

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •