Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Carlos Figueroa Ibarra

Dentro y fuera de México la derecha ha estado presta a contar los muertos ocasionados por la pandemia. No en balde el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que en medio de la tragedia mundial,  México vive tiempo de zopilotes. Al rebasar  México los 28,000 muertos debidos a la  Covid-19, la oposición reaccionaria  ha vuelto a clamar que el país es un desastre y que se ha rebasado las cifras de muertos  observadas en España y en Italia. No pierden la esperanza los opositores reaccionarios al gobierno de  la 4T que México se vea sumido en las escenas dantescas  observadas en otros países  cuando ocurrieron los colapsos hospitalarios.

Es una falacia establecer comparaciones de cifras absolutas de muertos por la epidemia entre países que tienen poblaciones distintas. Sería un absurdo pensar que México está mejor que Estados Unidos de América porque tiene 31,119 muertos,  mientras que éste último con 328 millones de habitantes contabiliza 133,302. De la misma manera es un absurdo comparar a México cuando tiene 128 millones de habitantes con España que tiene 46.9 e Italia que tiene 60.4. Igualmente resultan falaces las comparaciones entre número de muertos en los distintos países, sino se examinan las características de salud y promedio de edad de sus poblaciones. Obviamente un país como México que tiene 75% de obesos, 25% de hipertensos y 12-14% de diabéticos, tiene una enorme vulnerabilidad y la tasa de letalidad del virus podrá aumentar por las comorbilidades.

A diferencia de las escenas dantescas que vimos en Italia, España, Estados Unidos o Ecuador (en Guatemala también), en México estamos lejos del colapso hospitalario. Solamente se han ocupado el 45% de las camas destinadas a la epidemia y el 38% de las camas con ventilador. Alguien ha dicho que eso es porque los que mueren por la epidemia  en México lo hacen más rápido por la mala atención. Igualmente falaz es dicho razonamiento. Al inicio de la epidemia en febrero de este año, México contaba con 645 hospitales Covid-19. Cuatro meses después, el país cuenta con 907 de esos hospitales. Por eso es que no ha habido colapso hospitalario.

Si de comparaciones se trata habría que ver cuál ha sido el comportamiento de la epidemia en  distintos países contrastando el número de infectados por millón  de habitantes. Las gráficas que están midiendo el número de infectados por millón de habitantes muestran  que la epidemia en México está siendo aplanada y que aunque en términos absolutos las infecciones no ha dejado de crecer, en términos porcentuales el crecimiento diario en dos meses decreció de 6 a 2%. Por cierto en los dos países donde la derecha neofascista gobierna, Estados Unidos y Brasil, la epidemia está en subida vertical. Desde su lecho de contagiado, Jair Bolsonaro está pagando las consecuencias de su conducta irresponsable. Vivimos tiempos de tragedia mundial, hacer las cuentas alegres del gran capitán con los muertos en un país, solamente porque su gobierno no nos gusta, es actuar como zopilotes carroñeros. Con perdón de los zopilotes.

Al inicio de la epidemia en febrero de este año, México contaba con 645 hospitales Covid-19. Cuatro meses después, el país cuenta con 907 de esos hospitales.

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Carlos Figueroa Ibarra
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •