Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¡Kaibil está vivo!

Danilo Santos

Llegar con boina de Kaibil al hemiciclo parlamentario para celebrar el Día de la Constitución Política de la República es una burla y hasta una ofensa, simboliza el triunfo de quienes hipócritamente dicen defender a la patria. Kaibil Balam jamás hubiera combatido a su lado. Y si está vivo es en la gente que sigue olvidada por los diputados distritales, como el susodicho Galdámez, porque no la han podido derrotar y mucho menos exterminar con la negación o desidia estatal.

La Constitución debe ser reformada porque no es perfecta y porque por omisión, falta de valentía o simple ignorancia, se excluyó de golpe a más de la mitad de la población de lo que se ha dado por llamar Guatemala desde que Pedro de Alvarado así la nombrara en sus cartas. Este país, aún está en formación, no está acabado, no es y no será más el feudo o el cuartel de nadie. Nos hace falta mucho, empezando por la propia ciudadanía, que también está en construcción, y hace falta más en el desarrollo de nuestra manera de convivir y decidir esa convivencia.

Ya lo he escrito anteriormente, y seré reiterativo todo lo que haga falta, la Reforma Constitucional es para integrar e incluir a quienes más difícil tienen la vida en este “bello y horrendo país”, INDÍGENAS Y MUJERES. Exhibir símbolos militares en el Congreso de la República, es un indicador de la necesidad de dichas reformas. No es miedo y violencia lo que los diputados deben representar en el lugar donde se discuten los intereses de toda la población, los que así lo hagan solo demuestran su falta de recursos y la carencia de empatía con la realidad nacional.

No sé a qué puerto llegarán las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Lo que se está proponiendo, nuevamente es un avance, lo que incomoda y hace desconfiar hasta caer en la desesperanza, es que la mayoría de los diputados han demostrado no tener voluntad para reformar nada, mucho menos reformar en vía contraria a sus intereses electoreros: Han demostrado que la patria les importa un carajo.

En el ambiente reina el envalentonamiento de los que han hecho de la CICIG y el MP los emblemas del “socialismo” en Guatemala, pobre razonamiento que ha calado y que ha logrado infundir nuevamente el miedo del fantasma comunista en la desinformada población. Pregunto, acaso estamos tan bien como para defender que no haya cambios en cómo se elige a la clase política; el país está tan entregado a su “nacionalidad”, cultura y denominadores comunes, que nadie puede ser o sentirse excluido. Preguntémonos cómo está el país, ¿hay hambre, corrupción, abusos, violencia, crimen?, ¿la gente común vive en paz y sin miedo?, si esto está bien tal como está, no es necesario reformar nada y sigamos viviendo en esta ficticia Shangri-La guatemalteca.

Kaibil está vivo, sí, el Kaibil Balam de Xinabajul, de Chuimekena, de K´iche´; porque los dueños del país a través de sus ejércitos y sus vulgares victorias, no han logrado capturar la rebeldía de los pueblos que solo quieren integración, paz y dignidad.

Fuente: [http://lahora.gt/kaibil-esta-vivo/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Danilo Santos Salazar
Últimas entradas de Danilo Santos Salazar (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •