Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

37 razones para no tener la conciencia tranquila

Danilo Santos

No tengo la conciencia tranquila porque tanta tragedia no puede ser normal, no debe ser normal y mucho menos podemos acostumbrarnos a tanto desprecio por la vida; especialmente por la vida de niñas y adolescentes segregadas y sometidas a vejámenes denunciados e ignorados, al actuar tardíamente. No importa quién venga a rasgarse las vestiduras, la responsabilidad del Estado es clara y no es evadiendo, justificando, culpando a otros, a los padres o las propias fallecidas, que se logrará quedar libre de culpa; mucho menos hacer política de Estado y corregir los errores cometidos para que esto no se repita jamás.

Y por favor, argüir que los culpables son los padres por no poder cuidar a sus hijos, no justifica la muerte.

Si así trata el Estado a menores de edad: mezclando población, hacinando, abusando, torturando y por supuesto no rehabilitando a unos y no protegiendo a otros… podrá imaginar el lector cuál es la situación de los demás hogares de “protección”, y por supuesto, del Sistema Penitenciario. El Estado toma a los menores que no pueden ser protegidos por sus familias, pero a su vez tampoco los puede proteger, tal acto nos deja con niños, niñas y adolescentes, dos veces desprotegidos.

Existieron sendos reportajes, noticias y denuncias sobre lo que sucedía en el “Hogar Seguro”, y quienes debieron actuar no lo hicieron. Los tribunales siguieron mandando a menores en conflicto con la ley a un lugar inadecuado; la Oficina de Prevención de la Tortura no pasó más allá de informes, cuando su papel es PREVENIR y para eso cuenta con capacidades especiales que le permiten ACTUAR para proteger a los que se encuentren en cualquier recinto privados de su libertad por el Estado, para que no sufran de “tortura, tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes”, (evidencia de todo lo que encierra su mandato había de sobra). La Secretaría a cargo sabe más que cualquiera lo que allí sucedía y podía, con dos dedos de frente, prever lo que podía pasar y por lo tanto hacer algo para evitarlo. La PGN simplemente falló. Punto.

Hay 37 razones para no tener la conciencia tranquila, si alguien que esté vinculado directamente a lo sucedido, por su cargo, función o responsabilidad, si la tiene, le falta empatía. Si nosotros, los ciudadanos, toleramos esa actitud, no tenemos perdón.

En resumen, resulta esta tragedia en un hecho NO aislado, que involucra a varias instituciones, todas indolentes en su proceder. Cuando creemos que lo hemos visto todo, viene la realidad a decirnos que apenas estamos rascando la superficie de la podredumbre que hemos macerado a fuerza de olvido y cobardía. Corrupción, impunidad, cultura machista y el poder cedido a verdaderos bárbaros, nos dejan nuevamente como noticia mundial y retratan la terrible situación en la que vivimos: y no me cansaré de repetirlo, especialmente los más desposeídos.

Yo no tengo la conciencia tranquila porque como ciudadano permito que este Estado desprecie a los desposeídos y nos lance al rostro sus cuerpos humeantes.

Si así trata el Estado a menores de edad: mezclando población, hacinando, abusando, torturando y por supuesto no rehabilitando a unos y no protegiendo a otros… podrá imaginar el lector cuál es la situación de los demás hogares de “protección”, y por supuesto, del Sistema Penitenciario.

Fuente: [http://lahora.gt/37-razones-no-la-conciencia-tranquila/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Danilo Santos Salazar
Últimas entradas de Danilo Santos Salazar (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •