Devolviendo favores

Rolando Enrique Rosales Murga

Desde hace unos días Guatemala ha sido mencionada entorno al conflicto entre Israel y Palestina. El presidente Jimmy Morales ha demostrado lo buen títere que es al seguirle la corriente a Trump y Netanyahu. Guatemala, al igual que Estados Unidos decidió trasladar su embajada a Jerusalén, lo cual ha degenerado en el boicot a productos guatemaltecos de exportación. Catalogada de soberana, la decisión, que pareciera injerencia (una palabra muy gastada por el presidente y compañía) ha sido respaldada por iglesias evangélicas pro semíticas; no falta el guatemalteco que se siente sefardita. Yo conocí a un guatemalteco que decía ser judío sefardita, y siendo chapín opinaba que éramos unos cerdos infieles(según sus propias palabras). En este punto quiero acotar que la cooperación de Guatemala con Israel no es nueva, ya que Israel, Taiwán y Alemania eran algunos de los financistas de la Guerra Genocida de los treinta y seis años. En Youtube.com hay vídeos donde el periodista Allan Nairn entrevista al General Otto Pérez Molina, quien presume morteros marca Tampela, Galil y otros. Y es que entre fusiles Galil ( de Galilea), pistolas Jericó, Rifles de asalto Tabor Mini Uzi, etc. Han servido para guerras en diferentes países. El pueblo de Dios ha pasado miles de años en guerra con sus vecinos y en tiempos recientes se han dedicado a la industria de la guerra. Durante el Conflicto armado interno Israel nos exportaba técnicos que enseñaron a los soldados guatemaltecos métodos de tortura sistemática. Ahora, varios lustros después, Israel le exige a Guatemala devolver el favor apoyándole en la ONU y en otros organismos para justificar su Genocidio sobre el pueblo Palestino, que desarmado en su mayoría y sin esperanza ve cómo Israel bombardea incluso hospitales sin que nadie se interese por la vida de los palestinos. Banderas israelitas ondean en templos guatemaltecos mientras se hace oídos sordos al clamor por el desplazamiento, el hambre, los bombardeos mientras los palestinos se encomiendan a Enlil, pues no saben si tendrán un día más de vida.

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Rolando Enrique Rosales Murga

Rolando Enrique Rosales Murga

Rolando Enrique Rosales Murga, 26 años, se dedica a la panadería tradicional. Escribe desde los 12 años. Su obra ha aparecido en las revistas mexicanas Catarsis y Papalote. Ha participado en certámenes y antologías a nivel latinoamericano. Su obra ha sido leída en radios de Colombia y España. Ha ganado certámenes a nivel local y sus poemas han sido objeto de estudio en tesis de los alumnos de Derecho de la promoción 2016 del Centro Universitario de Jutiapa de la Universidad de San Carlos de Guatemala.
Rolando Enrique Rosales Murga