Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El día 22 de septiembre del presente año se empezó a difundir por  medios electrónicos un comunicado del Centro PEN de Guatemala, organización filial del Centro PEN Internacional que funciona en Londres. Dicho comunicado suscrito  entre otros por su presidente y vicepresidente, Eduardo Blandón y Guillermo Paz Cárcamo respectivamente, se denuncia el despido  como columnista del diario Prensa Libre de la muy estimable escritora y periodista Margarita Carrera.  Los motivos aducidos por el comunicado del Centro PEN de Guatemala son alarmantes: a Margarita Carrera se le despidió probablemente  por las opiniones vertidas en su última columna en el referido diario y que lleva por título “¿Nuevamente un militar?”. Estas opiniones tienen que ver con su apreciación del general Pérez Molina,  de quien la distinguida escritora opina que su elección sería una vuelta al ubiquismo y recomienda la lectura del libro de Francisco Goldman, donde se menciona la posible  participación del general en el asesinato de Monseñor Juan Gerardi. Por fortuna la intolerante tontería cometida por el nuevo Director Editorial de Prensa Libre, Miguel Ángel Méndez Zetina,  fue reparada por el Vicepresidente de dicho Medio, Mario Antonio Sandoval.

En todo caso el penoso acontecimiento nos recuerda que quien fuera Director Editorial del referido rotativo, Gonzalo Marroquín,  en su calidad de Presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) ha sido enfático en  que abogará por la libertad de expresión durante todo este año de 2011 (Véase Prensa Libre, 29/12/2010). Marroquín ha criticado acerbamente el que en Argentina,  Venezuela, Ecuador, Bolivia, Ecuador, Honduras y Nicaragua se  hayan creado medios de comunicación con fondos públicos. Y el señalamiento  puede estar motivado  por la preocupación que ocasiona ver al Estado imponiendo una dictadura mediática. Pero al parecer tal preocupación se desvanece si tal dictadura mediática la impone el gran capital. Y esto es lo que ha sucedido en buena parte de América latina y aun en países como Italia en donde un poderoso capitalista y dueños de medios de comunicación, Silvio Berlusconi, tiene la libertad de conducirse con gran impunidad como un verdadero crápula.

Guatemala no es ajena a de esa dictadura mediática. Salvo La Hora y el Diario de Centroamérica,  los demás grandes rotativos, tanto los de periodismo serio como los exitosos amarillistas,  han estado asociados a los más  poderosos grupos empresariales. En lo que se refiere a las radiodifusoras, la ley procesada y aprobada  entre 1996 y 1998,  como me dijo una connotada periodista en alguna ocasión: “Le quitaron al presidente la potestad de otorgar concesiones, pero se la dieron al capital”. Esto sucedió  porque el mecanismo de concesión  fue la subasta económica. Seis grandes emporios han ido surgiendo en el país hasta donde llega mi información: Grupo Emisoras Unidas, Grupo Central de Radios, Grupo Radial El Tajín, Grupo Radio Rumbos, Radio Corporación Nacional, Radio Grupo Alius. A estos grupos hay que agregar  el llamado grupo de Radios Libertarias, que como su nombre lo indica tiene un propósito ideológico de carácter neoliberal.

A la propaganda neoliberal se une la propaganda religiosa del protestantismo fundamentalista y neopentecostal que se asocia a buena parte de los centenares de radioemisoras  que con licencia y sin licencia difunden su visión del mundo. La televisión abierta está monopolizada por el Grupo González mientras que en la televisión de paga destacan Guatevisión también de clara orientación ideológica derechista. Además de Guatevisión, se encuentra TVAzteca Guatemala que no es sino la expansión hacia el sur de uno de los dos grandes monopolios que en México protagonizan la dictadura mediática en dicho país.

La cultura del terror, la  que busca suprimir al oponente en lugar de dialogar con él, es algo irradiado no solo en los propietarios de los medios de comunicación sino también en algunos sectores de la sociedad. Me parece revelador recibir comentarios a mi columna de unos cuantos lectores preguntándose cómo es que la dirección de La Hora me permite tener una columna. La defenestración temporal  de Prensa Libre de una mujer decente y talentosa -como lo es Margarita Carrera- seguramente hará ver nubarrones en el horizonte  a la minoría de columnistas críticos que existe en periódicos de orientación conservadora. Seguramente les recordará que de cuando en cuando, se observan razzias que confirman que pese a la  existencia de medios y voces críticas en los medios de comunicación, la tendencia fundamental  es hacia la dictadura mediática. Esa dictadura  que se solaza en la propagación del pensamiento único y el aplastamiento del pensamiento crítico.

 

Carlos Figueroa Ibarra

Carlos Figueroa Ibarra. Sociologo especializado en el tema de violencia política, terrorismo de estado, procesos políticos latinoamericanos. Autor de libros y artículos sobre esos temas.
Carlos Figueroa Ibarra

Latest posts by Carlos Figueroa Ibarra (see all)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •