Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
***El Pianista***

La música siempre ha sido su pasión,
por eso fue que durante años estudio
con entrega y devoción,
aprendió de notas y pentagramas
y después estudio composición.

Interpretaba con maestría varios instrumentos,
pero su preferido siempre fue el piano,
porque se le asemejaba al cuerpo de una dama.

Siempre quiso escribir algo sublime, algo magistral,
pero siempre a punto de escribir viendo desde el vitral,
la inspiración se arrojaba por la ventana.

Fueron muchas noches de desvelo escuchando el silencio,
fueron muchas hojas de papel tapizando el suelo de la habitación.
pero había en su alma algo que le inhibía la inspiración.

Hasta que un día… en medio de los ruidos del día,
De los cantos de la naturaleza y de tantas cosas que
aun careciendo de belleza inspiran…

Alguien llego y con la ternura de un ángel lo invito
a deslizar sus dedos sobre esa única tecla que emite
sonidos de vida y gemidos de eternidad.

Y así deslizando sus dedos por su espalda poco a poco
fue naciendo aquella bella melodía que siempre busco,
esa nota que siempre intuyo pero nunca supo cómo
empezar a escribir…

Sin darse cuenta sus dedos la recorrían de forma magistral,
aquello tenía el drama de una obra teatral…
Y una musicalización que revolucionaba sus conceptos musicales
que ahora a raudales le inundaban el alma.

Aquella melodía cual si fuera un perfume se fue impregnando
hasta en los últimos rincones de su alma…
Le despertaba pasión y a la vez una calma que
lo inundaba de una paz que hasta ayer desconocía…
Y desde aquel día al pianista no le interesa nada
que no sea escuchar el tema de su amada.

Oxwell L’bu

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •