Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

***La Capirucha***
Rompiendo el viento en
medio
de nueves y un cielo azul
como ninguno el avión avanza.

…En
el horizonte poco a poco se
se empieza a dibujar la “Tacita de Plata”
y el
corazón se empieza a emocionar.

Así emocionado y con lágrimas en los ojos
me quito los zapatos porque estoy a punto
de pisar tierra
sagrada…

Me apresuro en el aeropuerto pues familia
y amigos de toda la
vida me esperan,
para celebrar un reencuentro con la vida.

Por eso
cuando me fui no me despedí,
porque sabía que un día volvería,
a todo
aquello que dejé y que también
partió conmigo…

Y hasta hoy lo he
llevado como un abrigo,
que me cubrió cuando me venía ese frío,
que hiela
hasta el alma cuando se esta
a la distancia…

¡GuateMaya de mis
Amores!
Me recibes bella y engalanada…
Con esos faroles que parecen
perlas
en tu cuello.

Veo con cuánta belleza el Da’ Vinci Chapín
ha
decorado tus pirámides urbanas,
manteniendo vivos los diseños de
nuestros
ancestros.

En mi recorrido hacia el centro,
veo esos arcos
eternos, los museos,
El zoológico y al Príncipe Tekun Uman
que se planta
como centinela en medio
de esas montañas que son tu
fortaleza.

¡GuateMaya de mis amores!
¡Qué chula te vez! De la
cabeza
a los pies…

Veo tu hermoso teatro, el Miguel Ángel
Asturias
ingeniosamente diseñado,
luego el vehículo vira pasando por
la 18 calle
que es como el “Boulevard
De los Misterios”

Después nos dirigimos a
“Sextear”
y un mundo de recuerdos de niñez,
adolescencia y juventud
invade
mis ojos y se transforman en lagrimas.

El recuerdo de mis
ilusiones soñando
tras una vitrina..
Esa primeras aventuras lejos de
casa
con los amigos…

Y ese primer amor que para poderla
invitar
andaba ajustando monedas..
Los desfiles, las marchas, la “Huelga
De
Dolores” de los Usaqueño.

¡Ah! Mi Guatebella, mi capirucha
con ese
parque hermoso donde
en conjunción se encuentran.

Ese palacio verde
limón con sus vitrales
Árabes y frescos Mayas…
La Catedral templo donde
eleve mis oraciones,
el Portal del Comercio donde se escucha el
eco de
tantas canciones.

Quiero quedarme aquí y a la vez mis ojos
tiene sed
de ver toda tu belleza…
Mas no sé dónde empezar y espero
nunca
terminar.

Quiero pasearme por la Parroquia y descubrir
todo
su misterio…
Luego ir al “Barrio San Antonio” donde
se enamoraron mis
padres.

Ver el “Muñecón” de la zona 5
caminar por la “Calle Martí”
para
luego irme a retozar como niño
al hipódromo.

¡Mi Capirucha,
mi niña bonita!
Déjame recorrerte y perderme en ti,
déjame ser el bohemio
que nuca fui.

Déjame ver tus vestidos nuevos que se
levantan en la
“Zona Viva”
permíteme hacer esa locura que nuca hice.

Esa de subirme a
la “Torre del Reformador”
y desde allí contar las estrellas…
Ver la
Avenida la Reforma con todas esas
cosas que de pequeño me perecían
gigantes…
Y cuando caiga la noche…
Quiero cantar en tus calles
para
luego quedarme dormido en ese
“Pedacito de Cielo” donde
crecí.
Oxwell L’bu

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •