Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Danilo Santos

Han pasado casi dos años de este gobierno, dos legislaturas, y una pandemia que cada vez más se acerca a los números de fallecidos durante el terremoto de 1976. Los dos años de gobierno han servido para consolidar el pensamiento oligárquico, violento y conservador en el Ejecutivo. En cuanto al Legislativo, más allá de sus escándalos y mamarrachadas, se nota que el partido de gobierno ha logrado controlar el hemiciclo y se turnan en la directiva para dejar gobernar al Ejecutivo y para darle circo a la población. Del sistema de Justicia ni hablar, los patos andan tirándole a las escopetas y el ente investigador, el Ministerio Público, ha caído en uno de sus más oscuros períodos.

Así las cosas, sin aceptar las directrices del gobierno estadounidense, no haciendo caso a ningún organismo internacional de Derechos Humanos, negando la calamidad de país y gobierno que tenemos, desde la Presidencia de la República, el Congreso, el Sistema de Justicia y el Ministerio Público, nos imponen una dictadura desde la institucionalidad y la doctrina, y le llaman democracia.

Sirva de ejemplo el anuncio del presidente Giammattei en la Organización de Estados Americanos, (OEA), que Guatemala será declarada el próximo año como “capital iberoamericana próvida”. Esto gracias a la política pública de protección a la vida y a la institucionalidad de la familia que el Ejecutivo dejó en manos del Ministerio de Gobernación. Parece un mal chiste, pero es la realidad.

Esta es una muestra de cómo mantener felices a la audiencia, a los votantes; mientras tanto el gobierno es un desastre, la clase política no cambia ni hace cambios y el país se sume cada vez más en la pobreza y la desigualdad. El crecimiento económico que tanto cacaraquea el Presidente, va a parar a las bolsas de la oligarquía, no de la población que aplaude las medidas populistas mientras no tiene cómo llegar a fin de mes.

Lo que se viene el próximo año, ya en campaña electoral, es que esta política de supuesta protección de la vida y la familia, sea enarbolada por candidatas como Zury Ríos, Sandra Torres y el que se quedó fuera en la anterior contienda por culpa de Giammattei, Edmond Mulet. Si la pandemia no cede, la puesta en escena clientelista llegará a los límites de la imaginación, aunque con el débil Tribunal Supremo Electoral y el gobierno al servicio del poder oligarca, se podrá ver cualquier cosa en cuanto a aglomeraciones. Mientras tanto, el país es el mismo de Otto Pérez y la Línea, el mismo que gobierna Alejos desde las Cortes, el mismo que se precia de democrático, pero desde fuera los países lo ven como un gobierno proclive a la mafia. Seguimos siendo el país que expulsa sin ninguna vergüenza a su población a migrar ilegalmente y se frota las manos en el sistema bancario con las remesas. Subdesarrollado y con un modelo de desarrollo basados en la extracción únicamente. Con gobiernos corruptos e impunes. Han pasado dos años de este gobierno y todo el sistema ha logrado reacomodarse y seguir su ominosa marcha, y lanza al centro del coliseo la política de protección de la vida y la familia para destrozar (y si es posible que las maten) a las organizaciones y defensores de derechos humanos, y así mantener feliz y henchida a la población: mientras tanto, todo sigue igual. Este gobierno, este Estado, privilegia la muerte y desprecia a la familia. No sean hipócritas.

Guatemala será declarada el próximo año como “capital iberoamericana próvida”. Esto gracias a la política pública de protección a la vida y a la institucionalidad de la familia que el Ejecutivo dejó en manos del Ministerio de Gobernación. Parece un mal chiste, pero es la realidad.

Fuente: [https://lahora.gt/guatemala-capital-iberoamericana-provida]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Danilo Santos Salazar
Últimas entradas de Danilo Santos Salazar (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •