Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
***A Jesús Nazareno de los Milagros***

Al Rey del universo le escribiría mil versos,
pero quizás lo único que haría sería redundar
y nunca terminaría de explicar lo que el
Ángel del Señor ha venido a recitar…

O quizás bastaría contemplar la mirada serena
del Nazareno al andar, con los pies descalzos,
con el chitón rasgado, coronado y humillado,
caminando rumbo al calvario…

Han pasado ya más de dos mil años…
Han trascurrido ya más de dos centurias….
Tres terremotos y miles de devotos…

Que año tras año llevándote en hombros
busca ese encuentro que trasciende lo exterior
y que deja en el interior una huella en el alma.

Frente a vos Nazareno moreno como mi tierra,
he visto a mi padre orar y ofrendarte lágrimas,
que se pierden entre las nubes de incienso.

Lo he visto buscando tu rostro, rostro de sufrimiento
frente al flagelo de la indiferencia y el abandono,
rostro con esa expresión que impacta.

Fue frente a vos que siendo aun un niño mi padre
me enseño a orar y nació en mis hermanos y en mí
un Amor y devoción así como uno ¡No se qué!
que hace que se acelere el corazón.

Cada domingo de ramos recorres las calles de Guatemala
ante el asombro de propios y extraños que se preguntan
¿De dónde nace tanta devoción y entrega?
¿Cómo pueden tantas voluntades ponerse en conjunción
y trabajar cual si tuvieran un mismo corazón?

Pero al dejar de solo mirar…
Y hacerse parte de toda aquella devoción
hay algo que empieza a surgir en el corazón,
hay una mano que toca el alma…
Que es la misma que aferrada al madero,
hoy sigue sanado y obrando milagros.

Oxwell L’bu

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •