Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

***A Jesús del Consuelo***

De la emblemática Recolección,

con paso lento sale la procesión,

a recorrer las calles de la capital

de la fe y devoción…

Movidos por el Amor al redentor,

hombres y mujeres se consagran,

a aquel cuya mirada lleva consuelo

en la aflicción conduciendo a la calma.

Nazareno del Consuelo que fuiste

la mayor inspiración de Murcia,

quien al enamorarse de tu mirada,

no dudo en consagrar su vida a vos…

Vos que con ese rostro trigueño

y ojos de miel llevas consolación

al afligido en medio de tu suplicio.

Vos cuyas manos aferradas al madero

y el rostro ligeramente inclinado

hacia al aquel que te contempla,

pareciera que le dijeras ¡Un te quiero!

La sangre corre por tu rostro,

tu cansancio es notorio,

Nazareno que has sido razón

de desprecios y oprobios.

Cerca y lejos de vos siguiendo tus

pasos viene la Madre Dolorosa,

que sutil como una mariposa,

se niega a sucumbir ante ese drama.

De ver poco a poco a su hijo morir.

cual si fuera el peor malhechor…

Cuando su único delito fue mostrarle

incluso a sus enemigos Amor.

Ya podrían legiones de ángeles

venir a rescatarte…

Ya podrías con solo desearlo

cambiar el rumbo…

Pero tu obediencia al Padre

no conoce fronteras y el precio

de la redención es el derramar

tu sangre…

El anda avanza poco a poco,

entre nubes de incienso que

suben hasta el cielo llevando

las plegarias de los devotos

de Jesús del Consuelo.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •