Meridiano
.

Con Tu fragante aire primaveral

blanca como la espuma de las nubes.

Egregia y vasta es la gleba ancestral

agrego al patriotismo mi partir

hincado el corazón, es duro herir

mi cielo azul y blanco, celestial.

Envidia inalcanzable de querubes

como el vuelo cual pájaro emplumado

el ave lira y la Orquídea sube,

por breve vida soy afortunado

deja que tu seco tronco te incube

soy hombre de maíz ya destinado

a cuidar la flor-fiesta en la ribera

en la cumbre de eterna primavera .

.

Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano

“Hombre de Maíz 2009”

Guatemala, C. A.

La Monja Blanca es una orquídea, establecida como Flor Nacional de Guatemala oficialmente el 21 de febrero de 1934 durante el gobierno de Jorge Ubico Castañeda. Su nombre científico es Lycaste virginalis forma alba. Actualmente está extinguida en su hábitat natural, pero se sigue cultivando en viveros y por coleccionistas (Grimaldi, 2001).

Según la Asociación Altaverapacense de Orquideología, la Monja Blanca ya está extinguida en la naturaleza, es decir, en su hábitat natural, que son los bosques de Alta Verapaz y Baja Verapaz, Chiapas, Honduras y El Salvador. Sin embargo, quedan las que se cultivan en viveros y las que poseen los coleccionistas, que bajo ciertos cuidados, pueden vivir decenas de años (Grimaldi, 2001).

La Monja Blanca forma parte de las más de 35 mil especies de orquídeas que existen en Guatemala. Florece de diciembre a enero, y suele ubicarse abajo de los árboles. Conserva la flor de cuatro a seis semanas y llega a vivir más de 30 años