Me gusta la noche cuando se hace mujer

su yo y mi yo, en el sereno

  su piel descalza

su sabor a tierra,

sus sonido extraños

ese silencio con tonos de plata

su sustancia espirituosa

me gustan sus alas y su capa

 su conversación en esperanto

cuando me posee

su ciclo y su pasado

mi cuerpo desnudo

su manera de no mirar

y su manera de hacerse mi otra mitad