Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

“Alrededor del fogón”

Iniciada: Jueves, marzo 15, 2012 5:17 A.M. El poeta guatemalteco Rafael Mérida Cruz-Lascano… con:

El escritor israelí, Beto Brom, es poseedor de una larga trayectoria, coloca en sus valijas la narrativa argentina, que de su tierra natal, la traslada a Israel, un escritor de excelencia, más adelante vernos el por qué no debimos inquietarnos por ese cruce geológico. Ha publicado en un sinnúmero de páginas virtuales y naturalmente que no descarta la esperanza de en un tiempo prudencial, ver sus escritos editados formalmente en un libro. Con la natural gentileza, genio, y gallardía de un hombre de bien, no recibe en su casa y nos invita a ponernos cómodos en su sala… nos es de mucha satisfacción presentarlo:

Beto:– Hola, hola. Don Rafael, es un gusto saludarle; Pase adelante, siéntese. Y como lo prometido es deuda, ya estamos por aquí, ha… no le pregunté si quiere tomar algo. Bueno, escucharé su pregunta:

Rafael–Cuéntenos sobre la tierra que le vio nacer, ¿quienes fueron sus Padres?

Beto: -Un caluroso día de Marzo -1943- a mediados del siglo pasado, en la ciudad de Bahía Blanca, allí en la hermosa Argentina, aparecí en este mundo y dije Presente!

Mi madre, Rebeca, entrerriana, hija de campesinos judíos que llegaron escapados de los Pogromos rusos; y mi padre Volf, bahiense, que, al igual que mi madre, descendiente de padres inmigrantes originarios de la gran Rusia.

Rafael–Que Bendición; Sí, conocemos que es pueblo colonizado por inmigrantes judíos, italianos y vascos que en sus inicios comenzaron a cultivar legumbres y hortalizas para el consumo de la población, y en 1895, Bahía Blanca adquiere la categoría de Ciudad.

.

El mate, amigazo, ¿amargo, o prefiere endulzarlo?

–Gracias Don Beto, me gusta el mate falso, y especialmente el mate entrerriano que ya tiene moderadamente su dulzor

Rafael: -Sabemos que el impulso a escribir nace en la escuela,

En esos primeros años escolares… pero que nos puede comentar acerca del cómo nace en usted la inspiración literaria.

Beto; -No recuerdo, con exactitud, calculo que ya desde los primeros grados, en la escuela Normal Mixta, sentí atracción por redactar las consabidas: «composiciones». Que por lo general, la mayoría de mis compañeros ponían mala cara, y rehusaban esta clase de deberes; yo por el contrario, aprovechaba la oportunidad y me despachaba a lo máximo, y la maestra, por consiguiente, más que satisfecha por mis tareas.

No fui un alumno sobresaliente, regularcito nomás, pero escribir siempre fue mi hobby, por darle un nombre a esa necesidad de imaginarme cosas, darle mis formas y convertirlas en letras para así, compartirlas.

Ya en el secundario, en el Colegio Nacional, no pasaba día, que no era requerido por los muchachos del curso, que necesitaban una «ayudita» para escribir un lindo mensaje a tal o cual chica que los volvía loco.

Y yo, chocho de solucionar tal problemita, y lápiz en mano, daba libre albedrío a mis fantasiosas frases llenas de palabras que encantarían a las candidatas de turno.

No podría asegurar, que en aquél entonces, guardaba un sistema especial o estudiado de escritura, pero tanto mis «clientes» como yo, quedábamos satisfechos de mis garabatos literarios.

Voy a calentar el agua, ya vuelvo, amigazo…

–Se agradece… para agregársela poco a poco.

Rafael: ¿Qué rasgos iniciales presentan sus obras siendo que tiene herencia Judía, Rusa y argentina por nacimiento?

Beto:–Le seré sincero, amigazo, mi fuerte no es la poesía, no obstante de tanto en tanto llega una musa un poco melancólica y garabateo entre sentimientos y sensaciones, transformándolas en versos, eso si, no me exijan rimas, coordinaciones y demás reglas, pues no la van conmigo.

Influencias, hummm…no estoy seguro, quizás lo que más peso tuvo y tiene, es mi argentinismo. Ya desde años jóvenes fui propenso a utilizar en mis escrituras los diminutivos, y pensándolo bien…es una clásica costumbre empleada en las conversaciones entre los judíos.–

Bueno, no estaría mal, saborear unas galletas saladitas, ¿no?

—Si gracia se las agradezco, con manteca por favor.- ¡Caramba, se ve que viene humeante el caldero!

Rafael:– –En su época de escolaridad, cuando usted pasó por los planteles jugando con los diminutivos ¿Recuerda en que se baso para su primer escrito?

Manteca, no lo permite mi pesado médico, pero un dulce dietético ¿podría ser?

–“No me haga caso” ¡Así están muy bien! Gracias.

Beto: –Oh, oh… mi primer escrito…no sabría bajar la campanita a ninguno, lo que si recuerdo es una composición con la cual logré llevarme un pergamino a casa. Era sobre las mañanas heladas, esas que no obstante los 5 o 6 grados bajo cero, nos tocaba caminar hasta llegar a la escuela; creo que la parte que más agradó a todos, fue cuando detallé las lastimaduras en nuestras rodillas, al tratar de resbalar en el hielo acumulado a los costados de la calle, y el hecho de tenerlas al descubierto, entre los pantalones cortos y las medias largas. Recuerdo las carcajadas de la maestra y de mis compañeritos, cuando la leí por primera vez frente al grado. Me parece aún escucharlas, ¿me va a creer, amigazo?

Rafael:–Estamos intuyendo que usted, sabe inspirarse en los hechos naturales, como lo es, el sólo acontecimiento de lo sucedido al ir a la escuela, en días de invierno, con pantalones cortos. ¿Cómo retrata sus actuales escritos?

Beto:– Debo reconocer, don Rafael, que ha resultado un detallista oportuno, ha sabido captar mi… como diría… talón de Aquiles, esos es, y me explicaré. Desde chico he sido muy observador, todo me interesa, cómo se posa un pajarillo en la rama, donde va el agua de la lluvia en el jardín, como se sienta un anciano en el banco de la plaza, y también como agitan las manos los que gritan.

Por lo tanto, en mis cuentos, relatos y en especial mis crónicas de viaje, me detengo en detallar esas cosillas pequeñas, a simple vista sin importancia, pero, no obstante las vi, me percaté de su existencia y por supuesto, me agrada compartirlas.

Me hice entender, ¿verdad?

–Perfectamente… y en forma agradableç

Rafael: — Presumo que sus escritos mayormente serán en castellano, tiene algo en otro idioma כמובן אני משתמש המתרגם “הוא יש לו הזדמנות” ¿ כתב משהו עבריים? ((Naturalmente que yo utilizo el traductor, “ha tenido oportunidad” ¿Ha escrito algo en Hebrero?)) ¿Cómo es para usted… la barrera del idioma?

Beto:– Interesante la pregunta, don Rafael. Es el momento de comentar que el próximo 2013 se cumplirán 50 años que estoy radicado en Israel, mi rinconcito se encuentra en la ciudad de Maalot, en la propia Galilea, y no obstante, el idioma de mis garabatos continúa siendo el castellano. Por supuesto que tengo pleno dominio del Hebreo, pero mi diestra rehúsa abandonar su viejo amigo y compañero, el idioma materno, en el cual no existe para ella, barrera alguna.

Para variar un poco, ¿tomamos un cafecito?

–Muy fino, prefiero esperar otro momento, aún tengo el sabor amargo y dulzón del mate.

Rafael:– Cuénteme si se realizan actividades literarias en castellano y ¿Cómo son recibidos sus escritos en Israel?

Beto:–Por de pronto, amigazo, le comentaré que en la actualidad unas 100.000 personas hablan el castellano en Israel. La gran mayoría la constituyen inmigrantes de Argentina.

Cabe destacar, que en los últimos años, muchos israelíes jóvenes aprenden español por medio de las telenovelas latino-americanas; al igual que la música y otros, en sus viajes a Sudamérica. El español, se ha convertido en idioma muy popular en este país. A tal punto, que es muy común encontrarse con estudiantes, empleados, amas de casa u oficinistas que hablan un correcto español sin haberlo estudiado.

Algunas personas, con el afán de perfeccionarse, asisten a alguna de las academias de español que existen en el país.

Otras causas que influyen en el interés de los israelíes por la lengua de Cervantes, es que perciben el español como un idioma fácil de aprender, y además, muchos jóvenes que eligen Latinoamérica para viajar durante varios meses tras acabar los estudios, deciden aprender lo básico o reforzar lo aprendido.

Existen varios medios de comunicación israelíes en español, algunos con muchos años de publicación, como el Semanario Aurora, y otros de reciente creación: un periódico digital y tres estaciones de radio.

Fue fundada, hace unos años, La Asociación Israelí de Escritores en Lengua Castellana, la cual congrega una decena de excelentes escritores y poetas.

Ahora con respecto, a la segunda parte de su pregunta, toda mi producción literaria la he volcado en la WEB, participo en decenas de portales, españoles y latinoamericanos; publico tres Blogs, uno de crónicas de viaje, cuentos y relatos, otro de pensamientos y ensayos, y un tercero de artículos sobre temas de actualidad.

Aún no tuve la oportunidad de la publicación formal de un libro, no obstante, tengo más de un proyecto, bien guardadito en mi escritorio.

Rafael:–Presumo que anticipadamente ya respondió a esta inquietud mía, pero prefiero no quedarme con la duda y la repito empleando otras palabras ¿Estima que es necesario viajar, para un poeta o para un escritor?

Beto:– Interesante su pregunta, amigazo.

No, no creo que sea indispensable viajar, y más hoy en día que el Internet nos otorga la posibilidad de ver y enterarnos de todos los acontecimientos que tienen lugar en nuestro planeta; inclusive nos permite conversar e intercambiar ideas y opiniones con personas situadas en cualquier rinconcito del mundo; podemos participar en discusiones, congresos, concursos y es infinito el alcance que la WEB, nos facilita.

No obstante, los que poseen el privilegio de viajar, y descubrir nuevos lugares, aprender de las costumbres y formas de vida de otros pueblos, entremezclarse con la población, escuchar sus lenguas, y en más de una oportunidad hablar con los habitantes de recónditos parajes, no tiene parangón; ello constituye una exquisitez incomparable.

Tuve suerte de poder visitar decenas de países, (continúo con esta costumbre) y en cada uno de mis viajes, he traído en mi mochila, recuerdos inolvidables, vivencias que han quedado grabadas en mi mente, encuentros con gente sencilla, de trabajo, con los cuales intercambié ideas y de cada uno conseguí entender algo de su idiosincrasia.

Por lo tanto repito, don Rafael, no es necesario viajar, pero que ayuda, ayuda, y mucho.

Rafael:—Por lo general, somos influenciados por otros escritores o circunstancias ¿De qué forma ha influido en su narrativa las estaciones ?

Beto:– Hemos llegado a un punto de suma importancia en nuestra charla, me refiero al quehacer de un malabarista de las palabras, de esta forma catalogo a los escritores y poetas. Considero que todo a nuestro alrededor influye, la luz, un pajarillo, el ruido de una puerta al cerrarse, inclusive las hojas del diario al pasarlas. Si, dicen los que no entienden, esos que comentan y opinan sin tener conocimientos, que sin la llegada de las “musas” el artista de la pluma está perdido, su norte esfumó; cuanta negligencia, la musa no aparece, la musa existe….o no.

Rafael:– Cuando viene el gusanito de la inspiración… ¿De que forma, nace en usted… el tema?

Beto:– En mi caso, muy particular, así lo interpreto, mi diestra es dueña absoluta de un libre albedrío; es ella, a semejanza de una varita mágica la que dirige el concierto, la que guía en caminos secretos, la música allí en los siete cielos. La mente solamente recibe las insinuaciones, y como ordenes obedece y dictamina que, como, donde y cuanto.

Rafael:– Yo agradezco al Escritor Beto Brom, el tiempo que nos ha regalado, la cortesía de abrirnos las puertas de su casa y de su corazón y de dejarnos una excelente lección con sus francas respuestas ¿A manera de despedida, Que consejo le daría a los escritores que nos están leyendo?

Beto:–Ante todo, no soy amante de las despedidas, los caminos siempre debe permanecer libres para perderse por ellos; nuestro paso por el mundo, nos permitirá encontrarnos otra vez, para conversar y aprender unos de los otros.

¿A los colegas que están leyendo? un gracias inmenso por haber dedicado un poco de su preciado tiempo en participar de esta amena charla con este gran valor de persona y amigo Rafael Mérida-Cruz Lascano, a quien le agradezco, de corazón, su gentileza.

Tómese su tiempo, amigazo, y acompáñese con unos amarguitos, pues siempre recuerdo lo que acostumbraba decir mi gran amigo, el gaucho Moshé:-piano, piano, se va lontano-

Aquí lo espero, don Rafael, y reitero lo dicho, ha sido un gran orgullo para mi, haber compartido este fogón.

Mis Blogs:

Cuentos, relatos y crónicas de viaje: abunayelma.blogspot.com

Pensamientos, ideas y ensayos: 1beto.blogcindario.com

Notas de actualidad: betobogas.zoomblog.com

Shalom.

-28 marzo 2912 y después de 18 días de amena charla:

Mi comentario: Esas palabras de despedida me dejan ver la aplaudida franqueza de su particular sinceridad, misma que durante la entrevista con la sagacidad de un conocedor, supo dejarse llevar pero en ningún momento, dejarse dominar, ya que mi interrogación de carácter poética, él convertía en respuesta narrativa y de la cual enfatiza que en Israel no tiene peso el cambio de cultura puesto que allá es profusa y sin cambios notable de sustantivos y adjetivos. Hemos finalizado la entrevista pero aun queda una agradable temperatura de amistad. Comprobamos aquí que BETO BROM es un poeta visual, porque en su narrativa lo que nos demuestra es una pintura y sin necesidad de forzarnos nos hace comprender su fuerza creativa. Estoy contento y enormemente satisfecho por la entrevista que nos concedió nuestro GRANDE ESCRITOR BETO BROM. Espero que ustedes hayan sido depositarios también de su generosidad, sinceridad y vigor. Nos vemos el próximo mes.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •