Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La lucha por la memoria histórica

El libro que el lector tiene en las manos constituye uno de los más importantes aportes a la consolidación de la memoria histórica de Guatemala por varias razones.

Mediante un estudio concienzudo de los rasgos geográficos, antropológicos e históricos del área ixil del altiplano occidental del país, así como de una detenida revisión crítica de la teoría de la conflictividad social, y de un puntual recorrido por los hechos que tipificaron jurídicamente como genocidio a la campaña contrainsurgente del ejército guatemalteco contra la población civil desarmada a fines de los años setenta y principios de los ochenta, Marcio Palacios Aragón logra trasladarnos una imagen precisa de los elementos fundamentales de uno de los hechos más horrendos jamás ocurridos en el continente americano en toda su historia.

Esto resulta ser algo importantísimo en el actual momento histórico que vive Guatemala, caracterizado, entre otras cosas, por una feroz disputa por la memoria histórica. La lucha se libra entre la ultraderecha que financió y perpetró el genocidio contrainsurgente, y los sectores populares que fueron víctimas de este asesinato en masa. La oligarquía local, los militares genocidas y los tanques de pensamiento neoliberales que operan en el país se esfuerzan por rescribir la historia reciente minimizando la barbarie cometida por el ejército en su afán de «quitarle el agua al pez» mediante sus operativos de «tierra arrasada» y de eliminación selectiva de líderes comunitarios, autoridades religiosas indígenas, ancianos portadores y transmisores de la tradición oral, y niños en los que descansaba el futuro reciclamiento de esa ancestral sabiduría popular.

Por su parte, y con el lema de «ni perdón ni olvido», los sectores populares se esfuerzan por hacer prevalecer la versión popular de la memoria histórica de los hechos recientes. El pueblo sabe que en la lucha por la memoria se juega la versión que los guatemaltecos del futuro se apropiarán como verdad de lo ocurrido. Eso determinará que la barbarie padecida no vuelva a ocurrir, ya que una generalizada conciencia crítica acerca de la historia vivida puede llevar a la construcción de una institucionalidad en la cual no tengan cabida los voluntarismos explotadores y opresores de una casta oligárquica desfasada del propio desarrollo capitalista, y tampoco los desmanes autoritarios de una fuerza pública sin más controles que la voluntad de serviles caudillos de la casta oligárquica.

La importancia que Violencia y genocidio en Guatemala: el caso ixil nos ofrece en esta hermosa edición de Editorial Praxis radica en que constituye un contundente aporte a la consolidación de la memoria histórica popular. Y esto es lo que con gran urgencia necesita Guatemala en esta hora de intensificación de las luchas populares en contra de una geopolítica que fortalece al poder oligárquico, que militariza las fronteras para evitar el éxodo de migrantes en busca del empleo que el fracasado sistema oligárquico no puede brindarles, que ha despojado al estado nacional de su soberanía y a sus ciudadanos de la libertad de elegir y ser electos.

Ojalá que el lector de este oportuno y utilísimo libro encuentre las razones para organizarse a fin de luchar por la recuperación popular del estado, por la democratización del capital mediante su accesibilidad bancaria, por el fomento estatal de la pequeña empresa, y por la conversión de nuestras relaciones interétnicas discriminatorias en una convivencia regida por la comprensión de lo que del otro tenemos incorporado en nosotros.

Mario Roberto Morales

 

En este libro, Marcio Palacios Aragón ofrece un estudio inédito en la historia de Guatemala. Si bien la metodología que emplea en la exégesis de un problema central de los 36 años que duró la guerra interna y que finalizó con triunfo para la clase social opresora desde la Colonia está enfocada a un estudio de caso, la contundencia del análisis y sus propuestas pueden aplicarse de manera holística a la realidad del país.

El autor recurrió a la investigación de campo y diversas técnicas bibliohemerográficas para dar el contexto contemporáneo a una realidad lacerante ancestral que alcanzó su cima en la década de los 80. El libro contiene diversos registros e ideas válidas que abonan la visión que trasciende lo material y busca la esencia de todo, donde el ser humano es lo más importante y la conservación de su entorno vital, principio y fin de su existencia. También, toma posición respecto al debate ideológico entre quienes revelan, conservan la memoria histórica, y los que tratan de ocultarla.

Marcio Palacios Aragón, analista, investigador y docente universitario, es doctor en ciencia política y sociología por la Universidad Pontificia de Salamanca; cuenta, además, con un posgrado en políticas públicas por la Universidad Nacional Autónoma de México. Es director de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad de San Carlos de Guatemala, donde cofundó el Centro de Estudios Latinoamericanos. Fue coordinador de varios programas y facilitador de diversos procesos sociopolíticos; el más reciente, la Plataforma Nacional para la Reforma del Estado.

Otros libros publicados por el autor

El resarcimiento como política pública en el marco de la transición hacia la  democracia. El caso de Petanac, San Mateo Ixtatán, Huehuetenango, y Chichupac, Rabinal, Baja Verapaz (2002)

Configuración de espacios de diálogo político en torno a la justicia y el resarcimiento (2004)

¿Cuál paz firme y duradera? (2005)

Los hilos de la conflictología sociopolítica y la especie humana. El caso de la conflictividad: la reserva de la biosfera en la Sierra de las Minas, Guatemala (2009)

Carlos López

 

Carlos López
Últimas entradas de Carlos López (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •