Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

a N con a

 

Fortaleza en el cielo, energía de las frutas rotas.

Mi corazón sigue sumergido en los labios de la luz,

Para escoger el lugar donde la transparencia

Derrumbará sus árboles flotantes.

Y nunca recordaré ese día cuando vi el rostro del movimiento.

Detenerse en las plenitudes del frío

Estación original donde nadie abría los ojos

Sin lastimarse con la nitidez

Y distancia del sueño.

 

Por la responsable de mis delirios

Besar su cuerpo y hurgar los resplandores de su condensado

[panal

Aunque me hablara de la muerte

Sólo encontré la vida a cada grito de miel.

 

No aspiro a la jerarquía de la abeja para la primavera

Sólo estoy buscando, arrebatando un impulso de rocío

Sobre el polen para colmar un vaso de mis manos

Líquido indispensable para no hervirme en la sed de la

[inocencia

Cumplo con no dormirme en los oídos de la inmovilidad

Hasta que converse con la libertad

Abandonada por los remordimientos.

 

Todo el roce cálido está conmigo

El color derramado en el aire

Remolinos violentos en la espuma

Me abandona la simplicidad de girar en su piel

Apartado de la Lógica llegó la dulzura

Sangre y azúcar

En las respiraciones de la intoxicación.

Frecuentemente no me suceden estas cosas

La naturalidad de la rabia es una ley social

Que alejo de mi cuerpo y ella que es tan joven

Diamante reventado por los besos

O el día que sus pecíolos se hicieron de pétalo metal

Y las ascensiones del deseo

Son una lenta transformación de obsesión interminable

Sobre los límites de la materia de los poros

Olor de la sal secándose cuando se baña el tiempo

Con los delitos de la intimidad

Golpes y ráfagas consumándose entre uñas

Y las sombras eritreas de la neurosis dental.

¡Todo por no ser sensato!

Insoportable celestidad de la Locura

Cuando hincada ante la ternura

Se confiesa irremediablemente sensible a la Belleza.

 

del libro HOGUERAS DE HECHICERÍAS (2003) (próxima edición digital)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •