Temores, de Georgina Palacios

¡Y cómo no quisiera tenerte ante mis ojos! ¡Y cuánto no quisiera aspirar tu mismo aire! Mas el miedo aquí me paraliza, y, aunque moverme quiero, el cuerpo no responde a estos tres deseos. Escucho tu llamada; sé bien que me...