Sobre los amores platónicos, de Julio C. Palencia

Quise decirle que no sufriera.

La vi desesperada
con el rostro entre las manos
como sucede en situaciones de mucha pena.