«Si tú estás con nosotros, te alimentaremos; si estás en contra nuestra, te mataremos», de Lucrecia Molina Theissen

El 23 de marzo de 1982, a menos de seis meses de la desaparición forzada de Marco Antonio –ocurrida el 6 de octubre del año anterior- Guatemala se hundió en un abismo aún más profundo que aquel en que nos encontrábamos.