Tengo un dolor enorme, que no me cabe en el corazón ni en las palabras. Lucrecia Molina Theissen.

Tengo un dolor enorme, que no me cabe en el corazón ni en las palabras En 1982 teníamos miedo porque había muchos muertos en la aldea. (…) No teníamos nada, habían quemado nuestras cosas y no teníamos comida. (…) Nos estaban...