No te quedes en la orilla. Julio C. Palencia.

Más allá de la frontera de la piel –digo, hacia adentro– caminas a tientas recorres la ignorada orilla de ti mismo. No te detengas en la letra la víscera, el acento la coma, el gesto busca la arena cárdena del...