Mis niñas sacrificadas, de Georgina Palacios

«La tierra clama por la sangre de tu hermano» Así dijo Dios a Caín, el fratricida, y ahora en mi tierra este clamor de siempre se hace más grande, más fuerte y profundo por más sangre inocente que se ha derramado. Mis niñas...