La letra «C», de Mario Roberto Morales

Un cínico –según el Diccionario del Diablo, de Ambrose Bierce– es un “Miserable cuya defectuosa vista le hace ver las cosas como son y no como debieran ser. Los escitas acostumbraban arrancar los ojos a los cínicos para mejorarles la visión”. En regímenes más piadosos se les aplicaba la “ley fuga”. En la actualidad suelen ser corregidos por medio de la censura y, en caso de reincidencia, por una muerte debida a intoxicación por plomo (vulgarmente conocida como ametrallamiento).