La dama escarnecida, de Georgina Palacios

Nívea tersura al sol reflejaban y al viento, tus curvas perfectas que agravio gritaban; tres mariposas en tu piel lucían sus trágicos colores en muda denuncia contra el oprobio y tortura que cruel asesino, no en una, asestara....