Etiqueta: Jorge Guerra

Prefiero chupar, de Jorge Guerra.

-Soy alcólico y feliz de serlo-

Así dijo el Pedro al nomás comenzar a hablar cuando le dieron la palabra en esa reunión de bolos a la que me llevaron. Guatemala

El Ratoncito de Rino, de Jorge Guerra.

Ni razón, ni lógica, ni pudor.

En el psicogeriátrico la humanidad, envejecida, se arruga sin que el espejo se de cuenta y el calendario está, ahí, sin oficio.

Muerte en el hambre, de Jorge Guerra.

A principios de los años ochenta sentí la necesidad de esconderme de un
fantasma real que merodeaba por La Antigua Guatemala; conocidos habían empezado a desaparecer o a aparecer torturados y asesinados.

Toxicomanía, de Jorge Guerra.

Y bueno, viendo partidos con un ojo y con el otro leyendo noticias por los vergueos en Guate con eso de la renuncia de Castresana y los restos de las desgracias producidas por Agatha y Pacaya; cabezas cortadas, choferes asesinados y otras maldades.

La sentencia ya pasó, de Jorge Guerra

El miécoles santo el molino se abría hasta las 11 de la noche. Era un día extraño porque me dejaban fuera de la cama hasta que me aburría de oír el ruido del molino y las historias de las señoras que venían a moler su maíz para los tamalitos de manteca porque esos días santos no se torteaba.

La Virgen de Xibalbá, de Jorge Guerra

Agradecimiento a Luis de Lión

Luis de Lión me dio la mano cuando yo apenas empezaba a comprender para qué servía el abecedario; fue en San Juan del Obispo en una casa que una correntada del volcán Agua borró sin piedad.

Lucía, de Jorge Guerra

Lleva un plato con sus propios ojos.

Está en altar mayor de la iglesia del barrio Santa Lucía, ahí donde pasaba el desagüe principal de la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala a flor del suelo.

Loading

Diccionario Dixio

Nos leen en:

Historial de Artículos