Itaca eterna, de Julio C. Palencia

Hacia dónde se regresa no lo sé. Quizá a la imaginada añorada tierra tuya. La sutil, la perfecta en el sueño, la desgarrada Dulcinea del recuerdo. Se regresa, pero sin rumbo a ser otro, a encontrar otro mundo a rendirle tributo...