Erotique, de Georgina Palacios

El plenilunio alumbra mi almohada, las sábanas blancas reflejan la pálida luz; admiro las formas que tiene tu cuerpo como un Buonarotti pudiera esculpir.   Pero no eres como el David fría belleza; no es tu cuerpo mármol...