El tiempo y la distancia, de Edwin Yanes

Su amor era blanco, blanco como la nieve,

cada sábado ella lo esperaba en la estación,