Dios en la boca, de Julio C. Palencia

Quien diariamente nos oye: Dios quiera, primero dios, dios lo permita madre santa, bendito sea dios, que dios te acompañe, gracias a dios, no puede imaginar, no tiene pistas para creer que ni el umbral de tu casa o la mía es...