Dejando de amar, de Georgina Palacios

 ¿Sabes qué? Hoy escuché una voz tan familiar que me logró, casi, provocar las mismas chispas de alegría que sentía solamente con la tuya.   Y ¿sabes qué? Esa voz que me resultó tan especial no tiene tu registro ni tu...