Tu retrato, de Rafael Mérida Cruz-Lascano

Décima, seguidilla chamberga . En la puerta de mi alma, dichoso, recibo tu mirada juicioso, lleno de gozo y gracia grandioso. Vislumbré el arrebato por lo que yo sentí, mi vida es frenesí al mirar tu retrato. . . Fue tu alma...