De la saturación, de Georgina Palacios

1. Tu boca Tibia, dulce, húmedamente suave; que, a veces, apenas dibuja una leve sonrisa; que habla palabras certeras; que habla palabras que inspiran; es la única que me ha dejado, candente, el labio por siempre marcado.  ...