Cautiva, de Carmen Matute

Cautiva Mientras amanezco cautiva en tu lecho, junto a la flor y la boca se congrega el deseo. Nada de perverso –y sin embargo todo– hay en tu vientre que se me ofrece más allá del último sueño, carne que se vuelve...